Translate

OPINIONES

Reflexiones del Director

Lo que cuesta reinventarse

  • Lo que cuesta reinventarse
Miguel Franjul
Santo Domingo
La prensa escrita tradicional ha tenido que someterse a un continuo proceso de reinvención para adaptarse al actual modelo de la multimedia, es decir, a informar en todas las plataformas que la era digital ha creado para abrirle canales a la noticia.
Por décadas, los periodistas de los impresos se especializaban en cinco géneros que tenían sus particulares características y reglas: la noticia, la crónica, el reportaje, el análisis, la opinión y la foto -noticia.
Los periodistas de los diarios tenían un umbral de 24 horas para recoger, comprobar, contextualizar y publicar sus trabajos, luego de pasar por distintos filtros, y el empeño profesional se enfocaba en los contenidos que pudieran ser exclusivos o diferentes a los que tenían sus competidores.
El público se informaba primero a través de ellos de todos los elementos que formaban parte de la noticia y por tal razón era preciso que los contenidos tuvieran calidad, precisión, profundidad y novedad.
Estas premisas siguen vigentes como pilares del periodismo de calidad, resistiendo todos los riesgos que pudieran deformarla en el nuevo espectro de las comunicaciones sociales que ha creado la era digital.
Ahora se enfrentan a un umbral de minutos para dar las noticias al público en sus plataformas digitales, a la tensión de depurarlas y comprobarlas en un espacio de tiempo menor al acostumbrado, a incorporarles imágenes de videos o gráficas animadas y a usar distintos lenguajes o disposición de textos aderezados al gusto de los usuarios de las distintas plataformas o redes.
Este aprendizaje es el puente que conecta dos culturas del periodismo, la tradicional y la moderna, sin que pierdan lo que es esencial en ambas.
La adaptación supone, pues, que el periodista tradicional tiene que manejarse ahora en un campo de opciones más diversas, que le exige destrezas que antes no había desarrollado.
El primer costo es el cambio de mentalidad, el saber "tocar" muchos instrumentos sin fallar en los acordes y en la armonía, en entender que la comunicación no es unidireccional sino interactiva y que el lector de hoy no es únicamente receptor o espectador, sino que se inserta en el centro mismo de la historia... y también la construye.
Añadir plataformas digitales al modelo tradicional para refundir estas dos culturas pone a prueba la capacidad del periodismo de calidad para batirse en cualquier frente, especialmente ahora en que las noticias falsas y las reales navegan en paralelo poniendo en dudas o en entredicho su principal y mas cara cualidad: la verdad.
Traducción al inglés
What it takes to reinvent oneself
The traditional written press has had to undergo a continuous process of reinvention to adapt to the current model of multimedia, meaning that they've got broadcast news through all of the platforms that this digital age has created to open channels to said news.
For decades, newspapers' journalists specialized in five genres that had their particular characteristics and rules: the news, the chronicle, the report, the analysis & opinion and the photo-news.
They had a 24-hour threshold to collect, check, contextualize and publish their work, after putting it through different filters, and the professional effort focused on the contents that could be exclusive or different than those of their competitors.
The public was first informed of all the elements that were part of the news and for that reason it was necessary that the contents had quality, precision, depth and novelty.
These premises are still valid as pillars of quality journalism, enduring all the risks that could deform it in the new spectrum of social communications of this digital age.
Now they face a deadline of no longer than a few minutes to deliver the news to the public on their digital platforms, to the stress of depurating and checking them in a shorter time than usual, to incorporate images, videos or animated graphics and to use different languages ??or the disposition of texts tailored to the tastes of the users of the different platforms or networks.
This apprenticeship is the bridge that connects the traditional culture of journalism with the modern one, without losing what's essential for both.
The adaptation assumes, then, that the traditional journalist has to deal now in a field of more diverse options, which demands them skills that they had not previously developed.

La corrupción pública, la privada y la otra

Hay dos fragmentos de una de las famosas redondillas de la religiosa hispanoamericana del siglo XVII sor Juana Inés de la Cruz, que son a menudo citados para ilustrar cuando en acciones pecaminosas se pretende poner la carga de un solo lado.

Si bien, como sabemos, el poema contiene 16 estrofas, con frecuencia recordamos sólo las 12 y 13, pues son las que más directamente aluden a situaciones que pudieran guardar algún parecido con el caso que nos ocupa, es decir, la corrupción que en la Administración Pública.

 ¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga,
o el que paga por pecar?

Es obvio que la poeta se refiere específicamente a la prostitución, ya que en todos los tiempos—desde Jesucristo con la famosa piedra finalmente no arrojada por los puritanos—ha sido la prostituta quien ha recibido el escarnio público, no así quienes utilizan sus servicios, es decir, quienes pagan por pecar.

Ocurre algo similar con la corrupción en las instituciones públicas, la cual tanto se denuncia como una lacra que atenta contra el buen Gobierno y en perjuicio de toda la sociedad, lo cual es cierto.

Sin embargo, lo que nunca se dice o si se dice es en voz baja, es que para que haya corrupto en la función estatal debe mediar un corruptor, y este tiene que provenir, necesariamente, del sector privado, esto es, toda actividad que no dependa del Estado.

Los denunciantes de la corrupción en la República Dominicana y en los demás países de la región, frecuentemente hablan del mal como si se tratara de una acción unidireccional, cuando la realidad es que el asunto va en doble vía.

Cuando un funcionario sinvergüenza le pone precio a una acción de su dependencia es porque sabe que un empresario pagará para que se ejecute. De no ser así, el funcionario se vería precisado a cumplir con su trabajo o dejar reflejada su incapacidad ejecutiva.

Si el empresario paga para que se le favorezca queda retratado en el verso 13 de sor Juana Inés, pues estará pagando por pecar. Con la agravante de que, muchas veces, esos mismos prohijadores del pecado aparecen en los medios de comunicación denunciando la corrupción, sin ser capaces de mirarse al espejo.

¿Y qué decimos de la evasión del Impuesto Sobre la Renta, del cobro de la Itbis al consumidor sin reportarlo a la DGII; del contrabando que genera grandes conglomerados comerciales, en fin, de una importante cantidad de acciones delictivas? ¡Por favor...!

Los maestros bajo la lupa

Los 90,000 maestros de las escuelas públicas están siendo sometidos a un proceso de evaluación del desempeño, pero resulta extraño que el Ministerio de Educación diga que tal verificación “no será para juzgar quién lo hace bien o mal, qué maestro es bueno o malo”.
Lo que se busca con esta evaluación, según el Ministerio, es un diagnóstico de las fortalezas y debilidades del magisterio, a nivel nacional.
La iniciativa es oportuna y responde a los esfuerzos que ha venido haciendo el gobierno para impulsar la educación de calidad corrigiendo viejos lastres en el sistema de enseñanza.
Si las pruebas del desempeño resultan negativas para muchos de esos profesores, es decir, si se comprueba que no están realmente aptos para enseñar y trasmitir conocimientos ¿qué hará el Ministerio con ellos?
Dejarlos en sus puestos no resolvería nada, salvo que sean compelidos a tomar cursos de capacitación y optar por otras pruebas de aptitud hasta que estén en condiciones de impartir docencia.
Si muchos no logran pasar la prueba, entonces este detalle constituiría una de las debilidades del sistema. Porque sería inapropiado dejar que continúen en una labor para la cual no tienen las cualificaciones de lugar.
En estos momentos hay un déficit grande de maestros y por eso el Gobierno se ha empeñado en un programa para capacitar a 20,000 maestros calificados, para lo cual se han iniciado cursos con exigentes requisitos.
Pero formar esa cantidad de profesores toma tiempo, al igual que actualizar o recalificar a los que siéndolos actualmente, no reúnen las competencias debidas para ejercer o llamarse como tales.
Toda evaluación del desempeño, trátese del personal que sea, es una prueba destinada a medir sus capacidades para el oficio que ejercen. El que no pase la prueba, sencillamente se quemó.
Habrá que esperar el resultado final de la prueba para saber cómo queda la balanza entre las fortalezas y debilidades del sistema y cómo actuar para superar lo deficiente y potencializar lo eficiente. Esa prueba, necesariamente, identificará quiénes lo hacen bien y quiénes mal, quiénes son buenos y quiénes malos, y qué hacer luego con unos y otros.

UERA DE CÁMARA

¡Ud. tiene cáncer!

  • ¡Ud. tiene cáncer!
CÉSAR MEDINA
Lobarnechea1@hotmail.com
La primera reacción fue la negación, pero inmediatamente después la expresión cruel se asoció con la muerte inminente y en cuestión de segundos desfilaron por mi mente los acontecimientos más trascendentes de toda mi existencia. Miraba al médico fijamente a los ojos, sin pestañear, hasta que mis sentidos me sacaron de duda. Entonces le dije:
-Doctor, usted acaba de darme un pronóstico catastrófico a partir de unas imágenes radiológicas que ni siquiera han sido analizadas por expertos --él partía de una sonografía que acababan de tomarme--, cuando yo ni siquiera he sentido ningún síntoma en las zonas de mi cuerpo que usted afirma están comprometidas; no he sentido dolor ni molestia alguna en el páncreas, ni en el colon, ni en el estómago. ¿De dónde parte usted para ser tan radical con ese diagnóstico?
“De mi experiencia, César, de mi experiencia... Por eso te recomiendo que te vayas cuanto antes a los Estados Unidos para que te traten allá y te confirmen este diagnósticoÖ Pero estoy seguro que se trata de un problema mucho más complejo del que te he dicho... Es casi seguro que tenga origen en el colon...”.
En medio de la turbación, no sé ni imagino siquiera de dónde obtuve lucidez para decirle a ese médico --que es el doctor Jorge Marte, un eminente neumólogo de Cedimat--, lo siguiente:
-Doctor, yo tengo una filosofía de vida muy bien definida: no le temo a la muerte porque es inevitable, y además tengo claro que nadie elige cuándo va a llegar al mundo y tampoco cuándo se va de él porque hasta en el suicidio existe un designio superior.. Dicho eso, me levanté, le extendí la mano y le di las gracias..
... Lo que ocurrió después
Sería aproximadamente la 1:30 de la tarde del viernes 29 de septiembre cuando abordé mi vehículo después de esa amarga experiencia con el doctor Marte --repito que se trata de una eminencia de la Medicina y que su diagnóstico empírico acertó en por lo menos un 70 por ciento--, y en el trayecto de casi una hora entre Cedimat y mi casa, con el tránsito atochado, predominó un absoluto silencio. Me acompañaba mi hijo José Carlos.
Esa misma tarde reuní a mis hijos y les dije con punto y coma la situación que me afectaba y que había tomado la determinación de no hacer nada para evitar lo que era inminente. También les expliqué mi determinación de no dejarme consumir ni degradar físicamente, y mucho menos iba a enajenar el escaso patrimonio familiar “para curar una enfermedad incurable”. Luego le pedí a Miguel Vargas que pasara a verme por mi casa porque debía comunicarle algo muy importante. Ambos lloramos de la impotencia, pero él no admitió mi rendición y de inmediato comenzó a hacer contacto --sin que yo lo supiera--, para que viajara a Nueva York cuanto antesÖ Los arreglos, a petición de Miguel, los hizo el doctor Rafael Lantigua, su viejo amigo y compañero de partido.
... Al día siguiente: Danilo
El sábado 30 de septiembre, apenas horas después del diagnóstico catastrófico, me llamó Carlos Pared: “César, el Presidente te quiere ver con urgencia. Ojalá pueda ser ahora”, me dijo.
Minutos después estábamos reunidos en su oficina del tercer piso del Palacio... No sé todavía quién le informó con tantos detalles al Presidente sobre mi situación de salud, pero lo primero que me dijo fue: “Prepárate para que te vayas hoy mismo a Nueva York... ¡No te voy a dejar morir aquí... Tú eres muy valioso para este país! 
Todavía hacen agua mis ojos al recordarlo.

Un hombre con valores

  • Un hombre con valores
Margarita Cedeño
La noticia triste de su partida llegó como una desagradable sorpresa. En apenas unos segundos, un escueto mensaje generó el lamento más profundo, la desoladora pérdida de un padre, un amigo, un servidor público, un ciudadano ejemplar para la sociedad. La partida a destiempo de Julio Aníbal Fernández Javier, es un duro golpe a quienes lo conocimos y reconocimos en su accionar, a una persona íntegra, dedicada al servicio hacia los demás, con una caballerosidad inigualable y un trato exquisito.
Séneca dijo que nada es tan cierto como la muerte, y Santo Tomás de Aquino la consideró la más grande de las desgracias humanas. Y aunque nos pasamos la vida tratando de prepararnos para ella, nunca estamos listos para recibir a “la mañosa muerte”.
Cuando la desgracia apagó la luz de Julio Aníbal, seguía aportando con su ejemplo a su familia y a su país, la mejor forma que conocía para inspirar los cambios que entendemos precisos en la sociedad. Hacía unos meses le había pedido que asumiera como Subdirector de los Centros Tecnológicos Comunitarios, convencida de que su fino trato, su conocimiento de la naturaleza humana y sus habilidades gerenciales, servirían para impulsar esa gran obra de amor que está presente en 100 municipios del país.
Como siempre, asumió con la mayor disposición esta nueva encomienda. En poco tiempo, había recorrido los Centros, llevando a cada comunidad un mensaje de optimismo y esperanza, para que aprovecharan las oportunidades de desarrollo que los Centros les ofertaban. Las redes sociales estaban repletas de imágenes de Julio Aníbal con los comunitarios, que agradecían su disposición de escucharles y prestar su mano amiga para solucionar problemas. Esas mismas comunidades, hoy lo lloran desconsoladamente.
El día que la tragedia lo encontró en la carretera, luego de un día de labores, tenía pensado asistir a clases de maestría en el Instituto Global de Altos Estudios Sociales. Ese era Julio Aníbal, no paraba de estudiar. Su amor por el derecho, por la administración pública y por la filosofía, lo hacían un ávido lector, en la búsqueda constante de herramientas y aprendizajes que le permitieran hacer mejor su trabajo. A veces nos saludaba en un francés perfecto, idioma que cultivó por su amor hacia la cultura jurídica francesa.
Aprendimos mucho de Julio Aníbal. De su vida, resalto el profundo respeto que sentía hacia los demás, sin importar su clase social, su puesto o su forma de ser. A todos los trataba con el mismo cariño, con la misma prudencia y el mismo candor.
Aprendimos de su amor infinito hacia su familia, del orgullo que sentía por sus hijos, por su esposa, sus padres y hermanos. Hablaba de ellos con brillo en los ojos y siempre me manifestó su felicidad por haber formado un núcleo familiar unido en torno al amor y el respeto mutuo.
Mary Luz, su esposa; Gala Luz, María Alejandra, Salomé y Julio Ernesto, sus hijos, toda su familia y sus amigos, lloramos la partida de un hombre con valores. Un ejemplo de hombre de familia, de respeto y responsabilidad. Con humildad, cariño sincero y trato afable, Julio Aníbal entró en los corazones de todos los que lo extrañaremos. Su recuerdo perdurará sempiterno en cada anécdota y en cada recuerdo. Que descanse en paz Julio Aníbal, hombre de valores.