Translate

OPINIONES

VISIÓN GLOBAL
Por Nelson Encarnación

 Falta de información y desinformación

Es frecuente que cuando en determinado asunto de gran importancia está ausente la información, su lugar lo ocupa la desinformación con su carga perniciosa en todos los sentidos. Es casi un axioma.
Resulta igual que en la guerra. Siempre hemos sabido que en una guerra la primera baja es la verdad.

En el caso de las investigaciones que el Ministerio Público lleva a cabo en torno al laborantismo delictivo de la constructora Odebrecht, la falta de información ha dejado espacio a la desinformación, y ésta, a su vez, a la manipulación y al deseo de dañar.

Como suele ocurrir en estos casos, cada cabeza es un mundo, y en ese mundo caben todas las travesuras en perjuicio de destinatarios preseleccionados con segundas intenciones.

Todo este trance se ha debido a un mal manejo inicial del caso por parte del procurador general de la República, a quien algunos atribuyen falta de pericia para el abordaje de un expediente que apunta a un impacto tremendo en términos más político que jurídico.

No creo que el doctor Jean Alain Rodríguez carezca del "expertise" que se requiere para enfrentar este expediente, pues en la Procuraduría General de la República prestan sus servicios una batería de dinosaurios del Derecho que le aportan años de experiencia.

Sin embargo, el traspiés que dio la Procuraduría con el primer acuerdo de homologación con Odebrecht, el cual fue devuelto por el juez José Alejandro Vargas debido a vicios de procedimiento, puso en evidencia serias debilidades del Ministerio Público, las que fueron superadas en la segunda versión.

Pero esto no es lo más preocupante, sino el hecho de que debido al manejo defectuoso de la información el Ministerio Público haya dejado que un tema tan delicado sea parte de las especulaciones con la filtración de nombres, reales o supuestos, implicados en la trama de sobornos de la constructora brasileña.

El problema tiene implicaciones más complicadas que la simple filtración. Va a suceder que si una o varias de las personas incluidas en las listas resultan que no figuraban en las mismas, la reacción natural de la calle será que fueron excluidas por conveniencias políticas y partidarias.

Y obviamente que el destinatario directo de las sospechas serán el Gobierno y el Partido de la Liberación 
Dominicana, sobre los que han caído todos los demonios, a pesar de que las acciones de los posibles implicados son personales y no colectivas.

En conclusión: creo que el procurador Rodríguez debió tener un manejo más adecuado del caso para evitar la ola de especulaciones y desinformación que podrían afectar sensiblemente el fondo del proceso. Lo que queremos es que quienes disfrutaron la fiesta paguen la cuenta. 

Apropósito de Diandino
 La coartada perfecta para e Inicio reeleccionista del Danilismo
La imagen puede contener: 1 persona
Por Luesmil Castor

Al parecer, ya pasada la tregua de los 100 días, que se le dan a los gobiernos para que ajusten el aparato gubernativo, se ha montado de nuevo el tren de la reelección, por lo visto la dinámica apunta a ser distinta de la aplicada en el cuatreño pasado, no es para menos, se puede presumir que la escaramuza política anda ahora por la pronta ejecutoria o respuestas a denuncias que puedan generar golpes de efectos en el eco de la opinión pública y esto lo deja evidenciado lo que sucedió contra el cuadro leonelista, Diandino Peña.

Sin haber concluido el primer año del segundo mandato, se preparan los motores para una posible reelección danilista.

Para más de uno de los entendidos políticos, la destitución de Diandino Peña, bajo la sombra poco cobijadora del programa en que la periodista Alicia Ortega presentó, el cuestionamiento al accionar empresarial en que se mueve, el hasta ayer hombre fuerte del leonelismo, en el actual gobierno peledeístas.

Es que para nadie es un secreto, que este ingeniero, catapultó en un momento de los gobiernos del entonces presidente Leonel Fernández, el mayor de los poderes económico del partido de gobierno, hasta que otro ingeniero, Félix Bautista lo desplazó; pero estemos claro, que eso no le hizo mella, pues siguió al frente de el mayor megaproyecto vial de esa organización política en el poder por los últimos 13 años (2004-2017).

Desde mi mirada, imposible de alcanzar los escondrijos del peledeísmo, hay varias lecturas que hacerle a dicha acción: A) Una primera hipótesis es, que retoman las rivalidades entre las dos tendencias en pugna por el poder, a sabiendas de que Diandino es un hombre hasta el momento intocable del leonelismo. B) Un segundo enfoque es, que el presidente Medina dio como bueno y válido lo presentado por la periodista Alicia Ortega y que la misma golpea moral y éticamente un cuadro de la acera de enfrente, pero de su propia organización. C) Un tercer factor lo es, que este es el primer metamensaje, que se activa la maquinaria para una nueva posible repostulación del danilismo, con el actual mandatario encabezando la boleta, aunque sea, por el partido o movimiento de Memín Fogarate.

La otra rápida reacción que manda mensajes reeleccionista lo fue el del caso del peregrino de Moca. Estos dos últimos casos, el de Diandino y el peregrino, dicen que para muchos los mismos son parte de los aprestos del equipo de dirección política particular del señor presidente. Pero recordemos que no fue así, con la denuncia de Nuria Piera y sobre la comunicadora Yolanda Martínez.

Es por ello que ya muchos dicen olfatear, como mismo se olfatea la copia desvergonzada del ¨Brincar Charquitos¨ que hicieron de la campaña del 1973 de Carlos Andrés Pérez en la otrora Venezuela de los petrodólares.

En el pasado cuatrienio, permitió que se buscara expertos internacionales, para que montara una campaña de recuperación de la imagen del presidente de su equipo íntimo, quería reelegir desde minutos antes de ganar las elecciones del 2012, fue fundamentalmente, porque antes de los 100 días de tregua ya su imagen tenía una mala colocación en el imaginario colectivo de los ciudadanos y esto había que revertirlo y poder recuperar el proyecto de seguir montado en el palo por 4 años más.

Para refrescar la memoria y demostrar por demás, que no son inventos y muchos menos mal querencias ideológicas con el gobierno de turno y el equipo que dirige, veamos dos titulares de periódicos nacionales de la época refiriendo a lo delicado del fenómeno del que hacemos mención, Veamos:

Titular- En menos de cien días al gobierno de Danilo Medina le han hecho 372 protestas. El miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, José Ramón -Monchy- Fadul, consideró que al presidente Danilo Medina no lo han dejado gobernar, puesto que al día de hoy le han hecho 372 manifestaciones de protestas. El también ministro de Interior y Policía declaró, que en el país existen sectores y personas que se han desesperado y que están mirando a las próximas elecciones sin pasar los 100 días de gobierno.

Titular- Las protestas sociales buscan respuestas del Gobierno de Danilo Medina

La analista político, Rosario Espinal, señala que en los primeros 100 días del actual gobierno peledeístas se contaron más de 600 protestas a nivel nacional, situación que "llevó a que dirigentes del PLD declararan que a Danilo Medina no le habían dado los 100 días de tregua". Pasados esos 100 días el 24 de noviembre de 2012, las protestas han continuado.Como podemos ver la reputada analista política, fué mucho más lejos en la cifra aportada sobre el número de huelga realizada en esos primeros meses del inicio del primer gobierno del presidente Danilo Medina Sánchez.

El equipo sabelotodo del marketing político moderno, del neoliberal siglo XXI, que operan como una logia y que vinieron en su gran mayoría del tercer sector o de las Organizaciones No Gubernamentales, dónde fueron consultores o planificadores, copiaron fielmente en su esencia aquella campaña reconocida por todos, los que desandamos en éste mundo, como una de las mejores trabajadas; pero también como una de las más costosa en la historia del marketing político internacional, fue una joya, eso sí. Y lo fue, porque fue la primera vez que Carlos Andrés Pérez se presentaba a una de estas contiendas, que entonces experimentaría un cambio radical.
—La de 1973 dio inicio, en el país y la subregión, a la “americanización” de las campañas
—explica la consultora Carmen Beatriz Fernández
—. Venezuela fue uno de los países pioneros en la aplicación de conceptos de marketing político, al american style. Desfilaron por esa campaña dos grandes figuras: Joe Napolitan, con AD; y el recientemente fallecido David Garth, con Copei. Ambos fueron precursores del marketing político global cuyo principal aporte venía por el lado del empleo profuso de la investigación de opinión pública en la construcción del mensaje, así como la conducción de la campaña.
Aunque bien hay que aclarar, que de seguro el presidente sí que no lo sabe, que es probable el hecho, de que el equipo extra partido PLD, venido de la sociedad civil o tercera vía como también se le llama, no estuvieran conocimiento de que ya con una antelación de más de tres décadas, ya una campaña de este estilo se había aplicado en el continente y para mala suerte, bien cerca de nuestro país, pero ello no lo exonera de culpa, ya que entonces recae sobre ellos el afamado complejo de Guacanagarix, de creer que todo lo que no es del patio, es decir lo que nos llega del extranjero, es superior a lo que se pueda hacer o aplicar desde el terruño nacional.
De ahí, que la inocencia o el desconocimiento de la realización de esta campaña no lo exculpa, al contrario lo incrimina más en todos los sentidos de la palabra, es así como coinciden en contratar ellos también sabiéndolo o no una de las compañías que en el actual marketing político de la región estaba teniendo los mayores éxitos electorales y de subida de presidente la ¨Polistepeque Comunicación y Marketing¨, empresa de comunicación del brasileño Joao Santana, quien pasó a ser asesor directo de la imagen y accionar político del presidente

Como modestamente tenemos conocimiento de la campaña famosa de los Adecos en 1973 en Venezuela, tenemos que aclararle a los gentiles lectores, que esta fue una campaña en la que el punto duro a mostrar era el de un candidato fuerte, incansable, con un interés marcado en congraciarse y untarse de la gente común, de la gente del pueblo, de los ciudadanos corrientes como dicen los sociólogos del capitalismos salvaje, que se viera a un Carlos Andrés desafiante, dispuesto confrontar los males sociales en el terreno donde están, conocerlo, empaparse de la realidad del país, esa fue la esencia y lo lograron, con esta campaña se marcó un antes y un después en el marketing político en la región.
La simbiosis y sinergia del éxito reeleccionista
El grupo dominicano, con asesores brasileños fue creando una atmósfera en país durante los meses de gobierno, bajo el slogan de ¨haciendo lo que nunca se ha hecho¨,, pero con una ligera diferencia, que fue la de hacer un mayor énfasis o marcado esfuerzo en hacer aparentar al presidente Danilo Medina, como un hombre sencillo, humilde, de pueblo adentro, bonachón con los campesinos y habitantes de los barrios, en otras palabras el presidente de los pobres, aquel que buscaba equidad entre los que muchos tienen y los que no tienen nada.
Ese fue el aparente cambio, el de un presidente que no anda con una simulación de silla presidencial al rastro, el de un presidente que se pone en manga de camisa y baja del solio presidencial para hablar con los pobres, con los campesinos, con las mujeres rurales, esa era la esencia de la reelección y él es la salida porque brinca un charco para llegar donde el pobre que está en el conuco, el brinca o salta un badén porque quiere llegar como el salvador, donde los necesitados de la eternidad, están ese barrio marginado.
Y para tratar de posicionar este discurso mediático, no escatimaron esfuerzos, ni recursos en todos los órdenes, hasta el punto que se prestaron a fingir escenarios (estos estaban previamente estudiados y enlazados, por tanto la casualidad, la espontaneidad nunca existió en dichos saltos, recordemos que desde tiempos inmemorables, si analizamos la sociología del poder en estos solares republicanos, existe una avanzada militar que llega desde semanas antes a inspeccionar las áreas y escenarios donde estará el mando presidencial, de esto se hace todo un mapeo geográfico con antelación, es acaso un dato olvidado por ellos, bueno hay que dudarlo.
Y desde la mirada de la ciencias de la semiótica hay varios elementos que pueden ser identificados, de los cuales ellos no apuntalaron para intentar hacer que fuera más creíble la propuesta de asalto a la opinión pública, la supuesta audacia del presidente, cuando analizamos la fotos vemos que si bien el presidente no va de traje y corbata, no lleva la ropa adecuada para ser aceptado por un campesino o por un residente de un barrio.
Al igual que descuidaron en la toma el fondo fotográfico (en el cual intentan vender un presidente sencillo) pero dejaron la Jeepeta presidencial tras la escena tomada por el fotógrafo, que bien se ve puede inferir fue mandado a cuadrar delante para la posee previamente montada, veamos porque en el análisis de la fotografía desde una perspectiva profesional, estos y otros elementos resaltan a la luz de quienes no nos conformamos con una aparente simple imagen y un dulce texto envenenando de un supuesto sabor a pueblo, a barrio.

Ciencia y ficción, la contraposición en el análisis de la fotografía

Veamos esta perla, donde por medio de la ciencia de la semiótica o semiología se puede demostrar el efecto de la trampa conceptual, de la manipulación mediática, como ya comentamos en párrafos anteriores esto no es nuevo en el marketing político, lo que si fue nuevo, fue el intento de construcción en el día a día de los medios sobre todo radio, televisión, periódicos y blog de la imagen de un presidente sencillo, humilde, preocupado por los pobres, quisieron vender un presidente de a pie, capaz de sentir dolor y sensibilizarse por los más desposeídos. Recordemos, que le mostramos en párrafos anteriores que en la campaña de Carlos Andrés Pérez, en Venezuela duró uno nueve meses y aquí en cambio duró la construcción algo cerca de tres años, ahí la diferencia.

Vendieron la imagen mediática (pero no así la real), de un presidente diferente al saliente, la de un presidente que en manga de camisa va en auxilio de los pobres, aunque sea con los dineros de los impuestos que pagamos los dominicanos. La imagen de un presidente, que no solo despacha desde un cuarto frío en el palacio nacional, sino la de un presidente capaz de ¨hacer lo que nunca se ha hecho¨, juntarse con las chusmas y escucharlos por un voto en la próxima reelección, de la que sin ellos darse cuenta estaba montándose a costa de ese sacrificio político, del cual el ciudadano común era parte de la trampa o gancho de opinión pública sin saberlo.

Pero además recordemos dicho sea de paso, que tampoco era original el de que nunca se ha hecho, pues ya el presidente Balaguer en su últimos 10 años estableció la visitas a los pueblos, como especie de ¨consejo de gobierno en las provincias¨, recuerdo que esto se hacia todos los jueves, y allí se llevaba a todos los representantes de la prensa nacional, recuerdo que estos consejos se escuchaban a representantes de la poblaciones hacer los pedidos de sus necesidades y se le permitía a los periodistas hacer preguntas al presidente, por lo que no fue más de una vez en la que hubo choque entre periodista y el ejecutivo.

Conclusión
Como podemos ver de manera muy costosa (aunque no se tiene cifras a manos-por el gasto logístico uno intuye) al actual presidente Danilo Medina Sánchez, en el desarrollo de los días y semanas y meses y años del pasado gobierno se le fue haciendo una campaña reeleccionista que fue exitosa en tanto logro su objetivo de dejarlo en el poder o como dicen en buen dominicano con la noña puesta por 4 años más, que cuánto le costó ésto al pueblo dominicano, al erario, bueno, eso no lo sabemos.

Pero, se puede partir de la siguiente premisa, que nos puede arrojar un poco de luz, el Banco Central y así corroborado por los organismos internacionales del sector económico, han dicho que la economía de la República Dominicana ha tenido un franco y un irreal crecimiento, con muchos puntos porcentuales incluso que otros países de economía mayor que la nuestra y con mayores condiciones para crecer más, sin embargo el nivel de pobreza que abraza hoy a la nación no es correspondido con el crecimiento económico. Más riqueza económica, pero menos pobres pasan a una mejor calidad de vida.

Una campaña, para la recuperación de la imagen del presidente Medina, con miras a una repostulación presidencial tuvo un invaluable costo político, social, económico y como hemos podido demostrar con documentación irrefutable, un costo que también alcanzo el costo moral y ético de un equipo que no escatimó ningún esfuerzo para lograr sus objetivos y ver satisfecha sus metas. Por ello parte del paquete era la operación amordaza a base de papeletas de los medios de comunicación de masas, tal y como ya se había hecho en otros países como Brasil, El Salvador entre otros.

En el caso dominicano, se alinearon cientos de medios que fueron desde los más encumbrados del Periodismo Dominicano, hasta los portales y blog más ínfimos en competencia con la gran prensa, todos fueron alienados, igual pasó con los principales programas de radio y televisión de todo el país, y ni hablar de los noticiarios creadores de opinión en la geografía nacional. Verbigracia, veamos lo que escribió un Bloguero al respecto en un portal digital del Sur del país, que bien pudo ser él, pero igual recordemos que a todos los medios se le despacha desde una oficina especial en palacio, lo que deben publicar en cada medio, o comentar en cada programa por el pago que le sale bajo la sombrilla de ¨publicidad¨. Veamos: ¨El presidente Medina ha mostrado que disfruta de las gentes sencillas, que no le incomoda compartir con ellas. Pero la política dificulta ver más allá del poder y las redes clientelares. Los pueblos, sin embargo, siguen soñando con gobernantes que piensen verdaderamente en ellos. Danilo Medina no parece tener mucho que temer a lo que vendría después, y, de seguir con tanta popularidad como hasta ahora, tendría como ninguno de sus antecesores la oportunidad de hacer grandes cosas para su pueblo, lo que otros no pudieron o se atrevieron. Dios, la patria y su familia, las gentes humildes y la posteridad se lo tendrán en cuenta¨.




Soberbia iniquidad

Más que un “gravísimo error”, es una soberbia iniquidad la que cometió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al acusar a nuestro país, junto a Cuba y Venezuela, de “violar de manera masiva, grave y sistemática” los derechos de los ciudadanos haitianos.
Iniquidad, decimos nosotros, porque no es la primera vez que esa comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha esgrimido iguales acusaciones contra nuestro país, apoyándose en cifras o denuncias cuestionables o no confiables que, a la larga, quedaron evidenciadas como sesgadas.
Ahora el secretario general de la OEA, Luis Almagro, acaba de reconocer que la CIDH utilizó “informes completamente desactualizados” para colocar a la República Dominicana en una infamante “lista negra” de países que violan los derechos humanos, error que tildó de “gravísimo” y que ha prometido enmendar lo más rápido posible.
En detalle, la acusación que le hace la CIDH a nuestro país es que aquí persiste una discriminación racial estructural contra personas de ascendencia haitiana o percibidas como tales, “lo cual ha impactado en el reconocimiento de la nacionalidad, deportaciones, expulsiones, operativos migratorios y expulsiones colectivas”.
Lo que es “gravísimo” no es el error o desacierto de la CIDH al usar informes desactualizados, sino la maldad que inyectó al veredicto para humillarnos y denigrarnos metiéndonos en una “lista negra” de violadores de derechos humanos, cuando lo cierto y demostrable es que somos todo lo contrario.
Porque aquí hemos sido demasiado indulgentes, complacientes y cedentes con los haitianos ilegales, permitiéndoles asentarse en ciudades y campos, abriéndoles las puertas de acceso a servicios de salud y educación, a los empleos en la agricultura, la construcción y el turismo, sin mayores restricciones, una ventaja que a veces ni los mismos dominicanos pueden tener.
Es penoso que un órgano independiente de la OEA, llamado a una misión tan importante como la de velar por el respeto a los derechos humanos, cometa estos deslices influenciado por intereses de grupos que manipulan cifras e hiperbolizan situaciones para que, luego, gobiernos extranjeros ejerzan presiones contra la soberanía y las leyes dominicanas.
Esta experiencia, o este “gravísimo error”, pone en entredicho la credibilidad de la CIDH de cara a los países de América Latina y del mundo.

Venezuela: diálogo, guerra civil e intervención

 - 
 Al punto al que han llegado las cosas, en Venezuela parecen existir solo dos opciones: diálogo o guerra civil. Y esta última daría lugar a una intervención militar liderada por los Estados Unidos. Así de dramático.




De todas, la única humanamente rentable es el diálogo entre el Gobierno y la oposición, pues todo lo demás significaría una catástrofe inconmensurable no solo para los venezolanos sino para toda Sudamérica y de paso el continente completo.

Se podría desatar una guerra de gran intensidad que involucre, sin proponérselo, a Colombia, donde se acaba de poner fin—en más de un noventa por ciento—a un conflicto de más de 50 años, con la firma de los acuerdos entre las FARC y el Gobierno colombiano, solo a la espera de que se completen las negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para completar la paz.

Este proceso eventualmente se vendría abajo, ya que esos grupos se podrían reactivar de producirse un conflicto bélico en Venezuela con repercusión en Colombia.

Esta eventualidad, que no es remota, debería servirle de disuasivo al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para no involucrarse en la conspiración contra Venezuela en la cual ha estado inmerso, haciendo causa con varios mandatarios de la región que sobresalen como canallas.

Volvamos al caso. El diálogo es lo único que salva a Venezuela de una confrontación de gran alcance que sumergiría a la nación bolivariana en un inmenso desastre con la posible pérdida de miles de vidas y la destrucción por completo de su aparato productivo.

Así las cosas, las partes confrontadas, si en verdad aman a los venezolanos, deberían emplearse en la tarea de reencauzar el diálogo en que han estado involucrados los ex presidentes Leonel Fernández, Martín Torrijos y José Luis Rodríguez Zapatero, quienes han sostenido este difícil proceso con la ayuda del Vaticano.

No hay ninguna duda de que el trabajo de mediación encomendado por Unasur a los ex mandatarios no ha naufragado principalmente por la tenacidad del doctor Fernández, quien cuenta con el apoyo del chavismo y de los dirigentes menos radicalizados de la oposición que no quisieran ver a su nación nadando en un inmenso mar de sangre.

Quizá los más radicales de la oposición piensan que mientras más se agudizan las contradicciones y entre más violentas se tornan las manifestaciones y las protestas callejeras, en esa misma proporción se acercaría el fin del Gobierno de Nicolás Maduro.

No se necesita ser estratega político ni militar para sostener que si por ahí andan las cosas, se trataría de un mal cálculo, puesto que el chavismo no se dejará tumbar tan fácilmente. Luego, sólo el diálogo es la solución.
 

EDITORIAL

El Nuevo Diario, afianzado en su 36 aniversario

Pocos pensaban, hace 36 años, que la nueva criatura que se integraba a la familia de los diarios dominicanos constituiría un proyecto perdurable.
Pero el tiempo ha demostrado que El Nuevo Diario tenía buena zapata para afi anzarse en un mercado bastante competitivo entonces.
A fuerza de perseverancia y sacrificios, los periodistas que fundaron el diario en 1981 se esmeraron cotidianamente en ofrecer un periódico que abría a todo el público las ventanas del pluralismo.
Apoyados en una estrategia de mercado que apuntaba a cubrir nichos vacíos, El Nuevo Diario consiguió sus propósitos y la prueba más tangible es que ha llegado hoy a su aniversario 36 mostrando una defi nida línea de defensa de los mejores intereses del pueblo dominicano.
El Nuevo Diario conserva su modestia original y desde hace 36 años ha ido escribiendo una historia de fi delidad al compromiso que asumió de ser un medio plural y combativo a la vez contra todo lo que lesionase el sistema democrático del país, bajo cuya atmósfera surgió.
Con el paso del tiempo fue demostrando su capacidad competitiva para agenciarse algunos nichos del mercado publicitario que hoy le garantizan su sostenibilidad y rentabilidad.
En los últimos tiempos ha sido sometido a una diagramación moderna y refuerza su presencia en el mercado con un sitio digital que constantemente informa a sus lectores y gana lectoría en el espacio cibernético.
Es un tabloide que nunca ha faltado a las citas que la prensa independiente ha tenido cuando se trata de defender la libertad de prensa y de expresión, y su director, Persio Maldonado, es desde hace varios años el presidente de ls Sociedad Dominicana de Diarios.
Tanto a él como al resto de su equipo editorial y administrativo, el Listín Diario les dirige hoy una especial congratulación y les desea muchos años más de éxitos y de presencia enaltecedora en la formación de la opinión pública nacional.

Mendigos en la ruta presidencial

        






Por Nelson Encarnación
Creo que no son muchos los países en cuyas capitales, y en la ruta de sus presidentes, abunden tantos mendigos, por lo demás extranjeros indocumentados que forman parte inocente de una red de criminales que los explotan sin consecuencias legales.

Para conferirle más singularidad al drama, dudo que exista otro caso en que, además del presidente de la República, por esa misma ruta transiten el jefe de la Policía, los directores de Migración, del Departamento Nacional de Investigaciones y muchas autoridades más, para quienes los eventos no están teniendo lugar.

Aterricemos: sucede que por las avenidas Bolívar, Sarasota, Rómulo Betancourt y otras de la parte más movida de la ciudad de Santo Domingo, transitan las principales autoridades del Gobierno, y justo en muchas de sus esquinas opera bajo sol, lluvia y sereno una cantidad importante de mujeres y niños haitianos ejerciendo la mendicidad.

Es obvio que al presidente de la República no le tocarán los cristales del vehículo, pues todos sabemos que el jefe del Estado no se detiene en semáforos. De lo contrario él también tendría que, de cuando en cuando, bajar los vidrios para entregar una dádiva a esos haitianos, la cual, obviamente, no va a ellos sino a los dueños del negocio.

Y es aquí donde el asunto encaja. Resulta que las autoridades saben—o imaginamos que lo saben—que esos haitianos son explotados por una mafia que los distribuye en horas de la mañana en diferentes esquinas y los recoge tarde en la noche.

El presidente de la República no tiene porqué saberlo de manera directa, aunque uno supone que habrá visto esas mujeres con niños en brazos, que en la mayoría de los casos no son hijos de ellas, pidiendo una moneda entre los vehículos, lo mismo que los menores que se disparan hacia los autos poniendo en peligro sus vidas y creando un potencial problema legal a los conductores.

No es el caso de las demás autoridades—jefe de la Policía, directores de Migración y DNI, etc.—, quienes tienen la obligación de perseguir a los delincuentes organizados que explotan esos haitianos, lo que resultaría bastante fácil con sólo dar seguimiento a quienes los distribuyen en la mañana y recogen en la noche.

Las autoridades no pueden permitir eso, ya que ante cualquier accidente fatal en que uno de estos pedigüeños resultase atropellado, nuestro país sería puesto en las cuatro esquinas como tolerante de la trata de personas, con el agravante de que se le imputaría como un Estado permisivo de la explotación de menores.

Y en estos temas, Unicef y otros organismos internacionales son implacables con los países signatarios que violan las convenciones al respecto.
 

Una libertad para todos

La prensa ha cumplido, por décadas, el papel de guardián de las libertades públicas, pero su mayor contribución ha sido la de servir de catalizadora del derecho de cada ser humano a emitir, conocer y debatir todas sus ideas sin ningún género de restricciones.
Mantener incólume esa libertad ha costado muchos sacrificios. Muchos periodistas han caído en la defensa de ese derecho. Por igual, muchos medios han padecido los rigores de la censura o el silencio. Pero quien más pierde cuando se quiebra este pilar es el ciudadano, porque se le priva del sagrado e innato derecho a la libre expresión.
 Hoy se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, una libertad que solo alcanza plenitud cuando la acompaña, en paralelo, la libertad de expresión. Y si bien la primera ha sido burlada y opacada por las políticas coercitivas y ponzoñosas de líderes, gobiernos y criminales intolerantes, la que nos queda, la libertad de expresión, jamás puede perecer en una sociedad.
Sería el fin de esta, pues ambas libertades constituyen el sostén de sus dinámicas humanas y, como si fuera poco, del régimen democrático, base por excelencia para su pleno disfrute y ejercicio.
Por tanto, son inadmisibles los intentos por aplicar normas, generalmente de naturaleza restrictiva, contra la prensa, y peores aún los hechos concretos de control y regulación de sus contenidos, todo lo cual contamina y desnaturaliza el concepto del pluralismo democrático.
Para suerte de la humanidad, el monopolio de la expresión no está únicamente limitado a unos medios tradicionales, como los periódicos. Ya las redes sociales han extendido su cancha y sus audiencias cubren a buena parte de los seres humanos, en cualquier parte del mundo.
Se ejerce, por tanto, una mayor libertad de expresión que, a su vez, refuerza la propia libertad de prensa, porque tienen objetivos mutuamente compatibles.
Desde ambas plataformas se abren las ventanas para que los ciudadanos puedan expresar lo que sienten, criticar lo que deseen y reclamar a los gobiernos satisfacción de sus necesidades primarias y fundamentales.
Los medios tradicionales y las redes sociales juegan en estos momentos un papel esencial en el fortalecimiento de las libertades de prensa y de expresión.
Y esta es la buena noticia, dentro de tantas malas, que impregna luces de esperanzas a la humanidad al celebrarse hoy el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

EDITORIAL

Como caballo desbocado

Venezuela tiene una Asamblea Nacional democráticamente electa por el pueblo, pero el presidente dictatorial Nicolás Maduro insiste de nuevo en desconocerla.
Luego de un primer intento abortado por la presión popular e internacional para romper el hilo constitucional, pretendiendo aniquilar a la Asamblea Nacional, el mandatario ha convocado ahora a una “Asamblea Nacional Constituyente” de 500 miembros dizque de la clase obrera, para sustituir a aquella defi nitivamente.
La intención, así de simple, es clarísima: suprimir el órgano constitucional válido, por otro que nadie sabe sobre cuáles bases de elección sería conformado, para supuestamente promover enmiendas constitucionales que, de seguro, irían en la dirección de fortalecer su dictadura. Una salida desafortunada y condenada al fracaso en las presentes circunstancias.

Porque si de escuchar al pueblo se trata o de darle más representatividad y poder, es este pueblo venezolano el que está en las calles desde hace más de un mes reclamándole al gobierno que respete la democracia, que libere a los presos políticos, que adelante las elecciones presidenciales, que rescate la economía de la ruina y que le dé comida, educación y salud a una sociedad increíblemente empobrecida por las impericias de la dictadura.
Convocar a una asamblea constituyente que nadie le ha pedido es pifiar sobre sus propios errores y alentar el recrudecimiento de la oposición popular, cerrando cada día más los caminos que pudieran posibilitar un diálogo o un entendimiento para salvar lo poco que queda de espacio a la democracia y la libertad en ese país.
Este otro “palo acechado” de Maduro es la prueba más fehaciente de que el régimen se siente desesperado frente al rechazo masificado de la población y la pérdida de la solidaridad internacional.
El pueblo –y con él la comunidad internacional, en sentido general- le está pidiendo a Maduro que no atropelle la Constitución, ni las leyes, ni las libertades, ni los derechos humanos.
Pero él sigue pa’lante, como un caballo ciego y desbocado, en una irrefrenable huida hacia el precipicio de la que tal vez no se ha percatado ni se percate nunca.  
La Educación y sus enseñanzas

Por Alan Vargas
Domingo/30/abril/2017

La educación, es el pan de la enseñanza de cada nueva generación y que está en proceso de avance en la República Dominicana, y mantiene como referencia dos enfoques que se pueden señalar fácilmente: Eficacia y Relevancia.

Cabe destacar, que la primera implica explorar el aprendizaje de cada alumno en su tránsito por el Sistema Educativo y la segunda sobre lo que aprende individualmente; pero existe un tercero que habla de Los Procesos de Calidad y cabe preguntarse si los funcionarios  están conscientes del apoyo que se les debe dar al desarrollo de los alumnos o estudiantes de hoy.

Lo primero que hay que asegurar es la Convivencia de los alumnos en los recintos escolares. Esto será lo que permitirá, en primer lugar, el crecimiento de niños, adolescentes y jóvenes como sujetos de derecho, responsabilidad, y dignidad humana de ciudadanos en cada uno de ellos.

Pero no sólo eso esto es importante, sino, que hay que integrarlos a la Tecnología de la Información y la Comunicación, que hoy día es un proyecto innovador en muchos Centros Escolares del País.

Esto significa, que se pueden obtener logros fundamentales y objetivos específicos propuestos en nuestro sistema de educación nacional. No cabe duda que las Tics están dando resultados en los maestros que la están utilizando en las aulas en aquellos centros referidos.

Y ahora, que la Jornada Extendida es casi totalmente una realidad, como un nuevo modelo educativo en nuestro país, hay que garantizar el uso tecnológico para una enseñanza de calidad y  equitativa. Lo que persigue, además, la formación de una nueva generación de estudiantes y profesionales que darán sus frutos a la familia, a los buenos valores, el crecimiento económico, social y de nación al pueblo dominicano.

Es por eso que los docentes y los nuevos que lleguen, el gobierno tiene la responsabilidad de capacitarlos, a pesar de los crecientes programas y especialidades que ofertan instituciones como el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM), insuficiente para el número de docentes que necesitan más y más.

Pero en cierto modo, al parecer, sólo los docentes, en este análisis educativo, son los únicos que quedan mal parados ante la sociedad dominicana, a los que no se les toma en cuenta, que existe un Asesino de Maestros, que juega y atenta contra la salud y vida al finalizar el año escolar, al que se le pude dar distintos nombres como son: cansancio, enfermedad, stress, etc. Además se le agrega, para su peor situación, el trabajo excesivo del registro de grado, otros como el informe de aprendizaje (IDA), a los que se les exige más de lo que pueden dar incluyendo las ocho horas de labor a diario durante los 365 días del año.

Que la verdad sea  dicha y que los maestros luchen por una mejor capacitación, un mejor salario, un registro más idóneo, unas merecidas vacaciones y en contra de LAS  IMPOSICIONES ABUSIVAS.  

EDITORIAL

¡Guerra al papiloma!

El país presenciará hoy una de las más cruciales iniciativas de prevención de cánceres en la historia de la salud pública, al comenzar una masiva campaña de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) en las escuelas y colegios.
En principio, la campaña abarcará a 200,000 niñas de nueve a diez años de edad, pero creemos que a ese universo hay que agregar a los niños de iguales edades.
Porque si bien se procura inmunizar a las niñas para que no contraigan en el futuro cáncer del cuello uterino, que cada año mata entre 500 y 600 mujeres dominicanas, o se expongan a otros tipos de trastornos que pueden ser letales por efectos de contagio en sus relaciones sexuales, los varones también están expuestos a cánceres de pene y de ano, por iguales causas.
De los cerca de 200 virus del papiloma humano, hay dos cepas, la 16 y la 18, que son las que generalmente producen los cánceres de vulva, vagina y ano en las mujeres.
Las vacunas que se aplicarán específi camente para inmunizar contra estas dos cepas, han resultado efi caces para prevenir estos cánceres, siempre que se apliquen a edades tempranas, como se hará desde hoy.
Con esta campaña el país trata de evitar que nuestras niñas y adolescentes, cuando sean adultas y tengan relaciones sexuales, estén libres o a salvo de estos cánceres mortales.
Pero como el virus también ataca a los varones, insistimos en que los niños de nueve años en adelante sean abarcados con la vacunación, tomando en cuenta que en el país se están dando muchos casos de iniciación temprana en el sexo y tenemos demasiadas niñas embarazadas cada año.
La sociedad, en sentido general, debe apoyar con todo entusiasmo esta campaña, sin precedentes. Los padres y los maestros deben de dar la máxima cooperación para que este sea un esfuerzo coronado por el éxito.
¡Todos a la guerra contra el papiloma!

Disyuntiva a la hora de creer en Dios

El pasado jueves, aprovechando la Semana Santa, el periodo más trascendental para el mundo cristiano, me sentí motivado a colocar un controvertido mensaje en mis cuentas de Twitter y Facebook, el cual cayó como una bomba, particularmente en esta última red social.

El mensaje decía: “Me llaman la atención aquellos que dicen no creer en Dios, pero se despiden de uno diciendo, hasta mañana, si Dios quiere...”.

Decenas de asiduos a las redes sociales desataron una encendida polémica en la cual participaron notorios creyentes, otros menos religiosos y unos cuantos necios que lo hicieron con el evidente motivo de fastidiar. De todos modos lo que postearon todos fue un gran insumo para elaborar la idea de que el tema de la creencia religiosa deja tantas vías de escape que es difícil de manejar.

Algunos reivindicaron su condición de no creyentes y por tanto no seguidores de religiones, la cual es una opción que siguen millones de personas alrededor del mundo.
Sin embargo, en la discusión sobresalió la preferencia abrumadora de los creyentes en alguna religión, en especial el cristianismo a través de sus diferentes denominaciones (católicos o protestantes en sus variadas derivaciones).

El punto fundamental de dicha discusión fue la creencia en Dios, si existe o no un ser superior que guía los pasos del ser humano o controla sus acciones.

Y es aquí donde toda polémica se estrella contra una muralla hasta ahora infranqueable, pues cientos de años de lucubraciones teóricas han ocupado las mentes más brillantes de la humanidad, algunas de las cuales no dejaron en claro su visión sobre la existencia de Dios.

Una mente tan privilegiada como Albert Einstein, entre muchos otros brillantes cerebros, abordaron el tema sin ninguna conclusión absoluta. A lo sumo llegan a admitir que es algo inexplicable.

¿Por qué no pensar que Dios y la ciencia pueden coexistir, pero que cada uno ocupa compartimentos completamente aislados?, ha preguntado el investigador Jay Gould, viéndolo desde una óptica eminentemente materialista.

Pero el doctor Francis Collins, director del Instituto Nacional de Investigación sobre el Genoma Humano, en su libro “El lenguaje de Dios”, ha sostenido que Dios habla a través del genoma humano, el intrincado código genético de cada individuo.

Los máximos exponentes del materialismo, aun aferrados a su visión de que todo lo que existe es obra de la evolución natural de las cosas, al final giran alrededor del misterio de la existencia de ese ente superior abstracto.

¿Puede una cuestión tan profunda dilucidarse a través de redes sociales? Es obvio que es imposible. Solo puede asumirse como un tema propio para la ociosidad de los días de Semana Santa.  

A todos, que Dios los proteja

Desde hoy, como ha sido la costumbre en toda Semana Santa, millares de ciudadanos se movilizan hacia sus tierras natales a reencontrarse con sus familias, aprovechando que es largo el tiempo del asueto.
Esto implica que las carreteras, desde hoy hasta el día del regreso el domingo, estarán previsiblemente congestionadas de vehículos de todo tipo, en fl uida movilización hacia todos los puntos cardinales.
De ahí que se haya concebido un gigantesco operativo de prevención y de auxilios, que también se extiende a los sitios que, como balnearios de ríos o playas o vacacionales, suelen abarrotarse de personas.


Los templos, por igual, atraen a millares de personas que eligen la vía del recogimiento, de la refl exión y del comportamiento austero, de ningún modo festivo, para recordar los significativos pasajes de la pasión y muerte de Jesucristo, el salvador de la humanidad.
Para estos, el reencuentro con los valores del evangelio, que más que nada revelan las intenciones que Dios ha tenido siempre para sus hijos y las debidas conductas que deben observarse para una apropiada relación de hermanos con el prójimo, constituyen la riqueza de este tiempo especial.
Unos y otros, según sea su elección, se exponen a los riesgos que ocasionan los excesos de los menos prudentes, como por ejemplo los conductores temerarios o ebrios que aparecen en calles, carreteras y sitios de diversión, o los que suelen armar broncas o causar ruidos innecesarios para fastidio de los que aspiran a la tranquilidad, al respeto o a pasar en solemnidad su Semana Mayor.
Para todos, lo único que deseamos es la más copiosa protección de Dios para que al salir o regresar a sus casas o al pernoctar en los sitios donde solo procuran una sana distracción o descanso, sus vidas nunca estén en peligro.
Que cada cual ponga de su parte para que los operativos de prevención de las autoridades cumplan sus altos objetivos y nos permita conmemorar la Semana Santa sin las usuales tragedias que cada año conturban a la familia dominicana.
Amén.

El valor de la humildad

  • El valor de la humildad
DARIS JAVIER CUEVAS
Por lo general, el término humildad suele manejarse como sinónimo de la pobreza, esto es, para identificar las personas que carecen de recursos financiero para costearse la vida. Esa es una de las razones por el cual comúnmente se utilizan frases como “una persona humilde” o “un barrio humilde, es decir que se trata de la expresión más objetiva para convencer a los demás de la existencia de este fenómeno de la pobreza.
Tal interpretación pone en evidencias que el común de la gente distorsiona el concepto de humildad, creando confusión, y hasta exclusión, frente al sujeto señalado o discriminación cuando se trata de demarcación geográfica o grupos sociales. Si, así como se lee o se ve, ya que la humildad es un valor del individuo que va mas allá de cualquier situación humana coyuntural, que en la interpretación de la filosofía religiosa es más bien el reconocimiento de la superioridad divina, expresado en aquello de que todos los seres humanos son iguales ante los ojos de Dios todopoderoso.
Cuando alguien se muestra con humildad frente a los demás, es porque esta enseña la grandeza de ser objetivo con uno mismos, es como aceptar que tenemos errores y, sobretodo, que nos permite entender que todos tenemos límites, y es ahí donde reside el reconocimiento de que nadie es perfecto, que lo perfecto no es terrenal.
En adición, la generalidad de nosotros estamos convencidos de que la forma en que vemos la vida es la correcta, la que encaja dentro de nuestros esquemas y, a su vez, todos aquellos que la ven de otra forma, están, sin duda, equivocados.
Es en ese contexto que aparece el engendro de la soberbia, esto es, que hace creer que se sabe mucho, mejor que los demás, y así lleva al desprecio de lo que se ignora, de lo que no ha sido descubierto personalmente, de las opiniones ajenas, cerrando así al reconocimiento de la verdad en muchos campos y desvanecerse porque lo veneren. Tal irracionalidad conduce al maltrato de quienes son sus subalterno haciéndole creer que no es imprescindible, golpeandolos y humillándolo recurriendo de esta manera al abuso de poder, olvidando que este tiene límites.
Pero es que desde la perspectiva de la evolución espiritual, la humildad es una virtud de realismo, pues consiste en ser conscientes de nuestras limitaciones e insuficiencias y en actuar de acuerdo con tal conciencia. Más aún, exactamente, la humildad es la sabiduría de lo que somos, de aceptar nuestro nivel real evolutivo y esto se traduce en un ejercicio de la grandeza y la sabiduría del ser humano como tal, pues esta es un valor que nos enseña a ser felices con lo que tenemos y lo que somos.
La historia del pensamiento económico nos recuerda que tres grandes obras que representan este fueron escritas con humildad y criterios ponderados como son la riqueza de las naciones, de Adam Smith en, 1776, el capital de Karl Marx, 1867, el primer tomo, y los dos restantes 1885 y 1894, respectivamente, post muerte, y la teoría general de la ocupación del interés y el dinero de John M. Keynes, 1936.
Estos tres gigantes del pensamiento económico practicaron la humildad al reconocer que sus escritos no eran perfectos por lo que recurriendo a sus íntimos para su corrección.
La humildad practicada por estos tres hombres les generó respeto y confianza hasta de sus adversarios, fueron obras que han trascendido a toda la humanidad a pesar de que su salida al mundo científico ha sido objeto de duras críticas y fuertes controversias.
Sin embargo, la seriedad investigativa, el no creerse que era lo más acabado de la perfección y la humildad con que aceptaron las discrepancias explican el por que en las mismas se encuentran una explicación objetiva del mundo y su evolución.
Una retrospectivas por el mundo de los grandes pensadores de la ciencia, nos conduce a la conclusión de que estos fueron seres humanos dotados de humildad, en particular los economistas que nunca se llegaron a creer dueños de la verdad absoluta, criterios que encuentran sus fundamentos en que la producción de sus ideas la colocaron a disposición de los demás y hoy en día ha servido de guía para profundizar en los avances científicos de la humanidad derivada de esa humildad de los pensadores. Y ha de ser de esa manera ya que esta es uno de los valores esenciales en la educación del ser humano, lo cual se traduce en el respeto hacia los demás, no infravalorar a nadie, no considerarse superior y sobre todo, tener una actitud permanente de aprendizaje, lo que en los hechos permite eliminar la arrogancia, reconocer las capacidades físicas, intelectuales y emocionales de los demás.
Es en tal contexto que la historia permite que recordemos la frase célebre del filosofo Sócrates cuando dijo: “Solo sé que no sé nada”. Conclusión a la cual arribó a raíz de que su amigo Querefonte, acudió al oráculo de Delfos para preguntarle si había alguien más sabio en el mundo que Sócrates, cuya respuesta fue negativa, noticia que fue transmitida de inmediato y este sorprendido emitió la respuesta más humilde que conoce la humanidad de “Solo sé que no sé nada”.
El autor es economista

EDITORIAL

Apostemos a la moderación

La Semana Santa ha comenzado y lo aconsejable es observarla con el profundo sentido de moderación en las conductas y con las mentes abiertas a la refl exión de su signifi cado.
Se le llama así porque, en cada uno de sus días, se cumple la cuenta regresiva de la pasión y muerte de Jesucristo, el hijo de Dios, con dramáticas enseñanzas para la humanidad, que todavía no las asimila del todo.
Porque si bien su misión en la tierra fue la de difundir un evangelio de amor y de unión y, más que nada, de respeto a los mandamientos del Dios creador, y su muerte, en realidad, signifi caba el lavatorio de todos esos pecados para fi nalmente brindar la redención del hombre, a tantos siglos de ese acontecimiento persisten antípodas tan fuertes como la ambición, los desenfrenos morales, el odio, la venganza y la guerra.
La solemnidad con que el mundo cristiano católico observa esta Semana Santa es porque en ella está la suma del amor y del sacrifi cio de Dios por la salvación de todos nosotros, y en eso es, defi nitivamente, en lo que debemos pensar y valorar en estos días de asueto.
Como estamos bajo una atmósfera de inseguridad ciudadana y mucha gente tiende a desplazarse de sus hogares a otros sitios, sean playas, balnearios o casas de familiares fuera de su territorio, hay que tomar medidas contra robos.
Si se trata de ambientes en los que predominan las bebentinas de alcohol o las fi estas locas de borrachos o drogadictos, lo mejor es alejarse de ellas porque hay desinhibidos que, con dos o tres tragos en la cabeza o un “pase”, son capaces de disparar sus armas por cualquier tontería o armar broncas sin justifi cación.
La moderación en la conducción de vehículos de motor es también indispensable, para evitar lo que ocurre siempre: muchas muertes en accidentes o tragedias innecesarias.
Las autoridades han puesto en marcha un operativo nacional dirigido a establecer controles de velocidad en las carreteras, medidas de seguridad en los vehículos, y llamados a los conductores a no consumir alcohol, y van a desplegar vigilantes en las playas y los sitios de recreación para prevenir desafueros.
Al margen de los que deciden tomar esta Semana Santa para las diversiones, hay otra enorme cantidad de ciudadanos que la aprovechan para profesar y reforzar su fe en el evangelio y para recordar los tristes momentos a los que se expuso Jesús para salvarnos a todos.
Apostemos, pues, a una sana conmemoración de esta Semana Mayor y a pedir en nuestras oraciones un futuro de paz para nuestro país y una mayor solidaridad entre todos los dominicanos, pese a las diferencias de cualquier orden que a menudo parecen dividirlos.

La OEA como “ministerio de colonias”

Nelson Encarnación 

Una de las definiciones más afortunadas que hiciera en su momento el líder cubano, Fidel Castro, respecto de la Organización de los Estados Americanos (OEA) fue cuando la catalogó de “ministerio de colonias”, graficando de manera dramática la poca utilidad práctica de ese organismo regional.

De esa forma, Cuba daba por sentado que poco le importaba no pertenecer a la misma, posición que ha ratificado bajo el liderazgo de Raúl Castro, a pesar de haber cambiado radicalmente la situación tras la normalización de relaciones entre la isla y Estados Unidos.

Hugo Chávez también mantuvo una posición dura, dando lugar al surgimiento de otros foros más democráticos y menos entregados que la OEA, cuyo accionar anda más en consonancia con los intereses de Estados Unidos que del resto de sus miembros.

En las actuales circunstancias se subraya aún más el calificativo que le diera Fidel, pues la mayoría de los países miembros mantiene una postura de manifiesta subordinación a la corriente conservadora y abiertamente injerencista que predomina en la gestión del secretario general, señor Luis Almagro, un personaje funesto que nunca debió llegar a esa posición.

Y es aquí donde quiero resaltar la posición que ha mantenido la República Dominicana de pronunciarse abiertamente en contra de la instrumentalización de la OEA que pretende el señor Almagro para influir en los asuntos internos de Venezuela, echando por tierra parte de los principios de la propia organización que es jerarquizar el diálogo de las partes por encima de cualquiera otra opción.

La posición dominicana se ha expresado no solo de palabra por el canciller Miguel Vargas Maldonado, sino que se ha hecho tangible en las decisiones con su voto en contra o mediante su abstención, la última de las cuales se produjo este martes cuando inclusive se le dio un golpe a la propia institucionalidad de la organización, con la celebración de una sesión del Consejo Permanente por encima de su presidente y vicepresidente, los embajadores de Bolivia y de Haití, respectivamente.

Algunas personas han criticado la actitud asumida por nuestro país en la actual coyuntura de crisis en que se encuentra Venezuela, pasando por alto—no porque lo ignoren sino por razones ideológicas—que una nación que sufrió un atropello atroz de su soberanía como fue la invasión de Estados Unidos oficializada por la OEA en 1965, nunca prestará su nombre para que contra otra nación se cometa lo mismo que la nuestra padeció.

He usado el término “nunca” suponiendo que ninguna coyuntura hará variar la posición delineada en ese sentido por el presidente Danilo Medina, a menos que ocurra una catástrofe institucional en Venezuela, no las majaderías del señor Almagro.

Fuego nutrido contra la libertad de prensa

El informe final de la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en Guatemala, revela todo un panorama de fuego nutrido –por distintas vías- para constreñir o suprimir la libertad de prensa en varios países de América Latina.
Aparte de la creciente lista de asesinatos de periodistas, que sube semestre tras semestre, comienza a entronizarse otra forma de supresión mediante el “hackeo” y ciberataques por parte de gobiernos de los contenidos de los medios digitales.
Y como prima hermana de esta tendencia sobresale también la suspensión de publicaciones bajo el alegato de que sus contenidos son falsos o francamente conspirativos, todo lo cual constituye el formato moderno que algunos gobiernos utilizan para forzar a la autocensura o el silencio de los medios.
La prensa libre está siendo cada vez más hostilizada con sometimientos judiciales de editores y periodistas, con mayores restricciones para la adquisición de los insumos necesarios de sus publicaciones y con veladas restricciones al acceso a la información pública.
En Venezuela, por ejemplo, se registraron en el último semestre (octubre 2016 a marzo 2017) 123 hechos de intimidación a periodistas, mientras que en Colombia hay 174 periodistas bajo protección debido a amenazas de todo género.
Las agresiones e intimidaciones no provienen sólo de gobiernos intolerantes sino de las fuerzas siniestras del crimen organizado, que atacan medios o matan periodistas por difundir noticias sobre las operaciones de los carteles del narcotráfico o de los crímenes de los sicarios.
A la SIP le preocupa especialmente en Estados Unidos, cuna del periodismo libre, la hostilidad que le atribuye al presidente Donald Trump contra distintos medios de prensa, lo que a su juicio es la señal temprana de que se ha entrado en una etapa de hostigamiento que “suele ser la antesala de las amenazas y la violencia”.
El mismo patrón hemos visto, y que no se ha descontinuado, en muchos países latinoamericanos, lo que presagia un futuro de climas brumosos contra el mayor y más legítimo derecho de la humanidad: el derecho a la libre emisión del pensamiento, por las vías que sean, sin ningún género de cortapisas ni de perversas formas de disuasión, restricción o prohibición absoluta.

Que limpien la Policía

Una limpieza, más profunda que la que se ha hecho hasta ahora, debe acometer de inmediato para sacar a los malhechores uniformados que tiene la Policía Nacional.
Una sociedad no puede permitir que la institución llamada a preservar el orden público esté tan contaminada por agentes delincuentes que, con sus fechorías, solo provocan que aumente la desconfianza del ciudadano en ese cuerpo armado.
Centenares de agentes han sido despedidos en el curso de los años al descubrirse su participación o complicidad en hechos criminales, pero ese es un tipo de depuración pasiva, reactiva, que solo funciona cuando los episodios han sido consumados.
Debe de existir algún mecanismo de supervisión que permita detectar, a través del desempeño de los agentes, o de lo que el Departamento de Asuntos Internos de la Policía investiga y comprueba, las inconductas, faltas graves o evidencias que obliguen a descalifi carlos y echarlos de la institución.
Porque la ciudadanía no aguanta más las dudas y desconfianzas que suscitan los frecuentes hechos en que aparecen policías atracando o matando a sus víctimas.
Esto ha creado una sensación generalizada de que el pueblo no tiene quien lo proteja y que lo aconsejable es no esperar ni depender de la Policía a la hora de defenderse de los criminales o actuar contra ellos.
Lo demuestra el hecho de que en recientes casos de delincuencia callejera son civiles, hastiados de la desprotección, los que asumen su propia defensa o la de otros ciudadanos vulnerables, usando sus armas o lo que sirva para repeler a los malandrines.
Es por eso que se impone, imperativamente, una acción profiláctica que ayude a sacar de la Policía esas lacras que están minando su credibilidad, la confianza hacia ella, y que están saboteando todo esfuerzo dirigido por el Estado para disminuir la delincuencia que campea impunemente por todo el país.

Los políticos y otros actores de opinión pública deben tener presente que la humanidad vive una nueva era en la comunicación y que ese nuevo paradigma los obliga a asumir otro tipo de conducta en sus exposiciones públicas para tratar de atenuar las consecuencias.

Unos quince años atrás la comunicación era prácticamente unidireccional, es decir, que el emisor era dueño y señor de la palabra y podía incluso controlar los efectos y las repercusiones de lo que hacía.

Un poco más recientemente, los medios electrónicos, básicamente la radio, empezaron a permitir un tipo de comunicación más abierta con el advenimiento de los programas interactivos, es decir, la modalidad de espacios que ha proliferado, en los cuales los oyentes o televidentes ya no son convidados de cemento sino parte integral de los mismos.

Pudiéramos incluir también los diarios digitales que abrieron espacio de comentario a los lectores, aunque muchos posteriormente los cerraron debido al desbordamiento de las pasiones y a lo engorroso que se les hizo poder filtrar la participación del público. 

Sin embargo, con los nuevos paradigmas de la comunicación a partir de la irrupción de las redes sociales, los actores de opinión—en especial los políticos y los funcionarios públicos—están obligados a medirse en la exposición pública, pues la verdad ya no es la verdad en sí, sino la que se fije en estas nuevas herramientas de la comunicación.

No vamos a discutir si eso es bueno o es malo; incluso pudiéramos advertir que estas nuevas reglas en la interacción de los referentes con el resto de la sociedad no es enteramente buena, a partir del uso irresponsable y a veces pernicioso que muchos dan a las redes sociales.

Lo que debe quedar claro es que ya no existe la verdad como tal. Incluso hay quienes hablan de la post-verdad, un concepto muy difícil de elaborar y mucho más de digerir pero que dice mucho de lo que se percibe como real y lo que es real.

Es evidente que Felucho Jiménez no tomó en cuenta esta nueva realidad de la comunicación al decir que la mayoría del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana tenía conocimiento de la sobrevaluación de obras por parte de Odebrecht.

Debido a que el debate actual en torno a la conducta delictiva de la empresa brasileña gira en torno al soborno y no—por ahora al menos— acerca de supuestas sobrevaluaciones de obras, las redes sociales retorcieron lo dicho por el político, creando una corriente de opinión que pretendió establecer una mentira como verdad. En medio de esa corriente de desinformación y de manipulación, surte poco efecto el desmentido-aclaración de Felucho. - See more at: http://www.elcaribe.com.do/2017/03/22/nuevo-paradigma-comunicacion#sthash.f0DQpB4x.dpuf

Financiamiento de Odebrecht a Danilo

Por Nelson Encarnación:- La intención de hacer pasar como un hecho cierto que la constructora Odebrecht financió la campaña del candidato Danilo Medina ha rebasado la simple especulación, a partir de las afirmaciones de un ejecutivo de que esa empresa brasileña contribuyó con aportes en varios países. Sin embargo, lo que se pretendió fijar como una verdad incontrovertible tiene muchas fisuras por donde se cuela la mentira, a partir de la realidad conocida por muchos en la República Dominicana.

Quienes en algún momento de la precampaña interna en el Partido de la Liberación Dominicana estuvimos al lado de Danilo sabemos que la suya no era una precandidatura abundante de recursos sino más bien muy modesta.

Movilizarse por todo el país suponía un sacrificio permanente, pues Danilo no costeaba ni siquiera gasolina a sus acompañantes, quienes, además de poner sus vehículos, tenían que cubrirse los modestos gastos en que incurrían, ya que los recursos se necesitaban para otros renglones más redituables en términos electorales.

En la campaña después de su triunfo en las primarias de junio de 2011 el asunto continuó tal cual, y como dijo el presidente hace unos días, su candidatura fue financiada por el pueblo.

Y es aquí lo interesante del alegado financiamiento de Odebrecht, pues hasta conocerse el laborantismo delictivo de esa empresa, la oposición acusaba a Danilo de haber ganado las elecciones porque el presidente Leonel Fernández empleó los recursos del Estado.

Como se recordará, los perdedores de las elecciones de 2012 alegaron que Leonel había provocado un déficit fiscal de más de 140 mil millones de pesos para garantizar la elección del actual jefe del Estado.

Incluso, esa misma oposición promovió por todo el país los llamados “juicios populares” donde se “condenaba” a Leonel como responsable del supuesto déficit, todo lo cual no era más que un subterfugio para justificar la derrota electoral ante la militancia de las organizaciones que resultaron vencidas. Por todo lo dicho es que resulta a todas luces un vano empeño por empañar los triunfos electorales del PLD en los dos últimos procesos, uno por el alegado hoyo fiscal y el otro por el supuesto financiamiento de Odebrecht.

Es evidente que la oposición va a tener que definir su estrategia, pues anda perdida en los detalles, ya que el mismo argumento del alegado uso de los recursos del Estado que se esgrimió en 2012 fue repetido en los pasados comicios.

El caso Odebrecht y el supuesto financiamiento a la campaña del presidente Medina es simplemente un cambio de enfoque, aprovechando el movimiento que propugna por la mayor transparencia en la función pública, el cual no es una bandera de la oposición formal. - See more at: http://www.elcaribe.com.do/2017/03/15/financiamiento-odebrecht-danilo#sthash.UTafLKqg.dpuf

Hora de apretarnos los pantalones

Es contra la delincuencia rampante que nos asuela cada día, cada hora, contra lo que la sociedad debe levantarse ya, si es que quiere escapar de esta espiral de sangre y miedo que nos paraliza.
 Los hechos delictivos, frecuentes, inevitables, impunes, han creado una atmósfera de desconcierto, frustración y temores que se acentúa día a día con todos sus efectos traumatizantes, especialmente entre nuestros niños.
 Los ciudadanos buenos viven con las alertas encendidas porque no saben en qué lugar, a qué hora, en qué circunstancia, les tocaría ser una nueva víctima de esta espiral delictiva que no tiene límites ni disuasivos.
 El suceso de ayer, en el que dos atracadores tempraneros comenzaban a dar sus tumbes del día a las 7:00 de la mañana, provocó la muerte de una joven dama que conducía niños a un colegio cuando un exsoldado perseguía a los asaltantes que huían, les disparó y la impactó en el pecho, es otro hecho que ha conturbado enormemente a la sociedad.
 Es el retrato perfecto del estado de vulnerabilidad e inseguridad que se ha entronizado en el país, llenándolo de cadáveres, gente herida y estados de pánico, ansiedades, dudas y temores entre todos los ciudadanos que luchan y aspiran a vivir en una sociedad civilizada, pacífica y progresista.
Los delincuentes no nos dan tregua. Ni les interesa.
 Porque la sociedad todavía no ha decidido enfrentarse de una vez y para siempre con todas las armas de la razón, la indignación y la voluntad de poner fin a este desorden y a estos desafueros.
 Aparte de movilizarse con decisión, organizar sistemas de vigilancia y defensa de sus vecindarios, exigir la reforma del Código Procesal que cubre de  indulgencias a los delincuentes, la sociedad debe reclamar más apoyo para las fuerzas de la seguridad pública y sanciones más severas de la justicia contra asesinos, atracadores, feminicidas,  violadores y toda laya de rateros que nos han robado la paz.
 A esta delincuencia tenemos que enfrentarla ya con verdadero coraje, sin paños tibios, sin miedos, poniendo en marcha una cruzada por la seguridad ciudadana que haga retroceder y mantener a raya a los criminales que día a día nos desafían, nos agreden, nos matan y nos hurtan con la mayor impunidad y prepotencia.

Las cuñas de la impunidad

En un país sumido en flaquezas institucionales a nadie debería ruborizarle el hecho de que haya tanta impunidad frente al delito, sea cual sea su naturaleza, porque esto es plato de cada día en nuestra justicia.
La impunidad la logran los delincuentes por muchísimas vías; unas violentas, otras sutiles, pero más que nada crematísticas porque, como dice el refrán, “por la plata baila el mono”.
En todo proceso que implique descubrir, apresar, llevar a juicio y condenar a los imputados de un homicidio, un robo, una estafa al Estado, una engañifa financiera, un tráfico ilegal o el lavado de activos,  siempre aparece por el medio la cuña que procura la impunidad.
Y como existen mecanismos jurídicamente flexibles para prolongar juicios o para rechazar pruebas contundentes, hay aquí un amplio campo de maniobras para que acusados y abogados sabichosos, encuentren las puertas que eluden las condenas.
Pero más allá de estas facilidades objetivas, hay otras formas de enturbiar o desacreditar intencionalmente un proceso para invertir los papeles y presentar a los verdaderos delincuentes como ángeles inocentes, víctimas de una injusticia o una vulgar persecución.
Esto último es lo que estaría ocurriendo, según nos ha dicho una fuente confiable, en torno al delicado trabajo que está realizando el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, para desentrañar la trama de corrupción de Odebrecht y otros escándalos de corrupción.
 El jefe del ministerio público no solo está sometido a una fuerte presión mediática, sino a una campaña por las redes sociales que trata de presentarlo como una autoridad comprometida con la corrupción, incapaz para conducir estas investigaciones, o como un magistrado desconfiable.
Zarandear la autoridad del ministerio público también es una forma de dinamitar un proceso que, por la magnitud de las sumas envueltas en la corrupción de funcionarios del Estado, hace inevitable que las fuerzas de la impunidad trabajen a todo vapor para conseguir sus objetivos.
Porque se sabe, por las experiencias, que impunidad no es solo la no condena de un delito, sino el retraso intencional de los procesos, la manipulación de las investigaciones, la compra de perdones o la franca desaparición o desnaturalización de las pruebas.
Y, de paso, desacreditar al máximo al que está llamado a aplicar justicia, pura y simple, sin ataduras, es también otra vía eficientísima para estos perversos fines.

Atropellos contra reporteros

Pese a que en el país predomina, en sentido general, un clima de respeto a la libertad de prensa, todavía se hacen patentes actitudes que manchan, ensombrecen o ponen en entredicho esta ganancia de la democracia.
Aun cuando no hay políticas de Estado ni leyes expresamente dirigidas a limitar, poner cortapisas o censuras al trabajo de los medios de comunicación, los periodistas no están exentos de riesgos y daños directos en el cotidiano ejercicio de su deber.
Hay gente que se cree con derecho para atropellar o “negrear” a los periodistas porque los ven como unos intrusos o necios, ya que en la búsqueda de la noticia estos despliegan todas sus capacidades para lograr una entrevista o una buena gráfi ca o video de algún evento que luego reportan a toda la sociedad.
Así se comportan los reporteros en todo el mundo. Sus formas e insistencias en obtener la noticia enfadan a muchos que llegan al extremo de bloquearlos, agredirlos verbal y físicamente y hasta despojarlos de sus equipos, ignorando que su misión y responsabilidad no les deja otros caminos que sacar a fl ote la verdad, cual que sea la circunstancia.
Año tras año, en los balances que hace la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sobre el estado de la libertad de prensa en la República Dominicana, estos episodios de agresión fi guran como recurrentes, lo que indica que aún persisten formas de irrespeto y de intolerancia a la labor del periodista.
Mayormente ocurre con los guardaespaldas de funcionarios o políticos, que extreman el celo de su vigilancia y llegan a ejercer injustifi cada violencia contra reporteros pacífi cos, bien conocidos en el medio, solo para que sus jefes vean que están fajados en su tarea de protección.
Lo penoso es que tales actos quedan impunes constituyéndose en un incentivo a la reincidencia.
Sin embargo, esos espalderos no actúan de igual forma cuando los jefes se mueven entre la gente común y corriente de los barrios o los campos buscando votos, abrazando pobres o entregando dádivas, donde sí es posible que los riesgos a su integridad sean mayores que cuando lidien frente a los periodistas, sometiéndose al ineludible deber de rendir cuentas de sus actos a la sociedad.
Los periodistas son profesionales que representan el ejercicio y la garantía de una libertad tan sagrada como la de la información y por tanto merecen ser respetados en su dignidad y en su propia condición de ciudadanos, un tanto privilegiados porque la sociedad los tiene como sus interlocutores frente al poder.

Nuestro respaldo a San Carlos

Después de la Ciudad Colonial, San Carlos es junto a Villa Duarte (Pajarito) y otras vecindades, uno de los más viejos barrios de Santo Domingo, cargados de una larga historia y poseídos por un acervo cultural incalculable.
Su pujanza quedó rezagada con el surgimiento de otros sectores como Gascue, Ciudad Nueva, y más recientemente las urbanizaciones al norte y oeste de la capital, así como la parte oriental con el ensanche Ozama y Los Mina como líderes.
En estos días San Carlos está dando un ejemplo de lo correcto: se juntaron clubes culturales, iglesias e instituciones públicas para hacer un levantamiento de la situación del sector y dar respuesta para impulsar el desarrollo.
El pasado sábado 600 personas recorrieron San Carlos casa por casa para determinar quiénes necesitan alfabetizarse, continuar estudios, tienen discapacidades, mujeres embarazadas o personas que están desempleadas.
Participaron los integrantes de los clubes San Carlos y Enriquillo, así como la Dirección General de los Programas Especiales de la Presidencia (Digepep), la Universidad Nacional Evangélica, el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), iglesias y las juntas de vecinos.
“Lo que se busca es propiciar el desarrollo del sector San Carlos, no solo identifi car personas analfabetas, sino quienes necesiten apoyo para enfrentar discapacidades, seguir estudiando y obtener documentos de identidad”, expresó Luis Holguín, director de Continuidad Educativa del Plan Quisqueya Aprende Contigo.
El resultado del levantamiento estará disponible en dos semanas y es la intención de los organizadores, integrar núcleos para gestionar y dar respuesta a los hallazgos sociales más importantes.
Aquí estamos en presencia de una iniciativa de extraordinaria importancia, digna de ser ejecutada en otros barrios de la capital y de todo el país, para no vivir contemplando los problemas, las carencias, sino aportando soluciones y generando oportunidades.
Los ministerios del gobierno que tienen responsabilidad directa con la solución de los problemas encontrados, deben acompañar este esfuerzo ciudadano y acudir con sus recursos humanos y económicos a dar impulso al desarrollo de San Carlos y a responderles a los dirigentes comunitarios con un fuerte respaldo.
LISTÍN DIARIO, que vive estimulando el desarrollo local, las sanas prácticas y el ejercicio del derecho del reclamo ciudadano, saluda esta iniciativa de los sancarleños, y les asegura que estará atento al curso posterior de su esfuerzo.
Atención para San Carlos, que sus habitantes ya están puestos de pie para no dejarse hundir por sus problemas.

SOS por los bomberos

Vitales para sofocar incendios, rescatar personas en edifi cios, ríos desbordados, mar, presas y otras situaciones de emergencia, los bomberos son servidores públicos llenos de solidaridad.
El pasado sábado celebramos el “Día del Bombero” y si bien sus integrantes muestran satisfacción por el trabajo que realizan, el sumario de precariedades los agobian: muy bajos salarios, falta de equipos e indumentaria para cumplir con sus responsabilidades y una tenue esperanza de que las autoridades vean su situación y se decidan a darle solución.
El alcalde del Distrito Nacional, David Collado, tras reconocer que los bomberos son los empleados públicos que en mayor medida exponen su vida para salvar a otros del peligro, admitió que reciben un salario muy por debajo de las necesidades cotidianas.
Collado prometió una revisión de esos salarios y un análisis del resto de las precariedades del Cuerpo de Bomberos de la capital, con la intención de mejorar ambos aspectos.
Alienta saber, además, que se ha creado la “Brigada Empresarial” en la que participan como dirigentes los empresarios José Luis Corripio Estrada, Juan Vicini, Héctor José Rizek, entre otros, que ya han gestionado y entregado equipos y vehículos que vienen a reforzar la capacidad de los bomberos para realizar su trabajo con efi ciencia y profesionalidad.
Años tiene un proyecto de ley destinado a reformular la misión y darle una organización y dimensión nacional al trabajo de los bomberos, pero pese a todos los elementos positivos que parece tener, no hay avances signifi cativos para su aprobación en el Congreso Nacional.
El país necesita cuerpos de bomberos en todo el territorio nacional con capacidad para dar respuesta a todo tipo de emergencias, pero para que ello sea posible es necesario que el gobierno muestre interés y de prioridad a la aportación de recursos económicos y técnicos para alcanzar esa meta.
Sin bomberos capaces, adiestrados, equipados, motivados y estimulados a cumplir con su deber de salvar vidas y propiedades, República Dominicana queda desprotegida.
Quienes dan mayor auxilio a los que están en peligro de muerte o en medio de un desastre, ahora necesitan que se acuda a ellos para dotarlos de lo imprescindible.
Auxiliemos a quienes nos auxilian antes de que los necesitemos… como los vamos a necesitar.

Lleven a Odebrecht por el camino real

El juez del Décimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas Guerrero, emitió ayer una resolución que declara inadmisible para homologación el acuerdo de conciliación sometido por la Procuraduría General de la República y Odebrecht.
En síntesis, el acuerdo buscaba apoderarse del criterio de oportunidad que establece el Código Procesal Penal para que la empresa pagara 184 millones de dólares como compensación por el soborno admitido de 92 millones de dólares para hacerse con obras estatales.
El criterio del juez fue que el ministerio público no puede intervenir como parte en un proceso de conciliación, sino que ello corresponde exclusivamente a víctimas y a imputados.
Ante el escándalo de sobornos de Odebrecht, el caso de corrupción más grande que se conozca, el procedimiento a que aspiró desde un primer momento la sociedad dominicana es al del sometimiento y condena judicial de sobornados y sobornadores.
En un caso tan alarmante como los sobornos de Odebrecht que no solo constituyen una burla al pueblo dominicano, sino un daño al clima de inversión, el peor camino para dar una satisfacción de justicia y de confi anza al pueblo dominicano es irse por una conciliación que tiene el tufo del “borrón y cuenta nueva”.
El acuerdo a que llegó Estados Unidos con Odebrecht fue correcto porque la constructora no sobornó a nadie en ese país, pero llegar a ese tipo de convenio en República Dominicana, donde los sobornos admitidos llegaron casi a 100 millones de dólares y aun no hay un solo inculpado, es poco menos que una rendición.
Todavía resuenan las palabras del presidente Danilo Medina durante su mensaje en las cámaras legislativas el pasado lunes cuando dijo que mientras él sea el gobernante, “aquí no habrá espacio para la impunidad” y que en su gobierno ni fuera de él, hay vacas sagradas que puedan escapar de la acción de la justicia.
Lo que pidieron más de 50 asociaciones empresariales, la Conferencia del Episcopado Dominicano, las congregaciones evangélicas, los partidos políticos y el resto de las fuerzas vivas del país, es que se sancione a los culpables, no que se les busquen atajos para no pagar el precio de su atrevimiento.
A Odebrecht y sus vinculados hay que llevarlos por el camino real, no por atajos, ante los tribunales para que juzguen sus trapacerías.  

Bienvenida esa camisa de fuerza

La nueva ley de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, promulgada ayer por el presidente Danilo Medina, es la camisa de fuerza que ha estado necesitando el país para someter a la disciplina, la prudencia y el orden, al anacrónico sistema de tránsito que lo ha situado como el primero en el mundo en mortalidad por causa de accidentes viales.
La ley no solo reorganiza el modelo disfuncional que nos ha estado rigiendo desde hace muchos años, sino que con sus nuevas normativas procura contribuir en dos vertientes de la seguridad ciudadana: la reducción de accidentes con sus diversas causales, y la delincuencia motorizada, fuente tan letal como la primera.
Por otro lado, la nueva ley crea el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte, rompiendo así la costosa duplicación de instituciones dedicadas a estos menesteres y poniendo en manos del Estado, totalmente, la responsabilidad del transporte público de pasajeros, hasta ahora dominado y secuestrado por algunos “carteles” que imponen sus reglas a la brava, a veces con sangre y violencia.
Dentro de sus múltiples alcances, la nueva ley está llamada a la limpieza definitiva del chatarraje que copa las calles y carreteras con adefesios en mal estado, poniéndole un plazo de diez años para el retiro y trituración de esas porquerías andantes y regulando la importación de vehículos ligeros para que solo circulen aquellos con cinco años o menos de fabricación o los pesados de vida más larga.
Uno de los mayores dolores de cabeza, la saturación de motocicletas que se usan para todo, tanto para transportar familiares o pasajeros (motoconcho) como para atracos y asesinatos, ha sido abordado en esta ley con rígidas disposiciones para autorizar la circulación de las mismas, únicamente con dos personas, con matrícula y seguro, luces y accesorios en buen estado.
La ley introduce las bases para una nueva cultura del tránsito, enseñando la materia en las escuelas y colegios del país, promoviendo el respeto a las normas, educando a los conductores y también a los peatones, así como estableciendo una diversidad de multas a los violadores.
La sociedad tiene que aceptar la aplicación y la observancia rigurosa e innegociable de esta ley. Ella está llamada a darle un bajón a la alta mortalidad por accidentes, a menudo causados por actos imprudentes y desenfrenos de bebedores y adictos a las drogas o choferes envalentonados con su ostentosa categoría de “dueños del país”, así como a transformar la selva que es hoy el sistema de tránsito en calles, avenidas y carreteras.
Por eso el LISTÍN DIARIO saluda esa ley y la apoya calurosamente.

Tomémosle la palabra

Repetidas veces, el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, ha dado seguridades a la sociedad dominicana de que sus investigaciones sobre los sobornos de la Odebrecht en el país llegarán hasta “las últimas consecuencias” y que no habrá impunidad.
El más alto funcionario del ministerio público también ha dicho, en más de cinco declaraciones ofi ciales, que completará el proceso investigativo “caiga quien caiga”.
No obstante el énfasis que ha puesto el procurador general en sus promesas, hay sectores que no creen en ellas. Y lejos de endosarle un apoyo para que no se sienta aislado en esa causa, ponen en duda que pueda cumplir con su palabra.
Lo que procede, razonablemente, es que la sociedad le tome la palabra al Procurador y lo aliente y apoye en este caso, que es una verdadera “papa caliente” que reta a la justicia dominicana, a fi n de que no haya vacas sagradas que puedan esquivar la responsabilidad de rendir cuentas ante los tribunales por su contubernio en la estafa de la Odebrecht al Estado dominicano.
La sociedad no debe poner la carreta delante de los caballos en estas circunstancias.
El licenciado Rodríguez ha proclamado que “no vine a la Procuraduría a encubrir delitos de nadie y quien se confi rme que ha sido benefi ciado con sobornos va a recibir todo el peso de la ley, sin importar quién sea”.
Hasta el momento, el Procurador está agotando la fase de los interrogatorios a las personas que han sido señaladas o se sospecha que recibieron sobornos de Odebrecht, y en ese marco ha anunciado un acuerdo con la fi rma constructora brasileña para que esta pague al país, en compensación por su trapacería, la suma de 184 millones de dólares en ocho años, con un primer desembolso inmediato de 30 millones de dólares.
En la efervescente demanda de la sociedad para que este gravísimo escándalo no quede sin sanciones penales, lo que cabe es decirle y asegurarle al procurador: No desfallezca. Manténgase en esta misma tesitura.
Cumpla con su deber ante la Patria. Descubra y mande a la justicia a los culpables. No permita que la lenidad entorpezca, desvíe o apañe este proceso y marque un precedente histórico encarcelando a los grandes o chiquitos que participaron en este festín de corrupción.

Redes y prensa libre

En un tiempo en que la información fluye a raudales por distintos medios, la prensa tiene que seguir siendo capaz de generar los filtros adecuados para diferenciar entre noticia y propaganda en la fijación de las agendas de la opinión pública.
En el copioso mar de noticias que salen a la luz por las redes sociales, sin estricta verificación, veracidad o exactitud, el papel del periodista profesional es el de ser fiel a la misión de informar y abrir el espacio a todas las fuentes posibles para dar por hecho cierto lo que se publican en los medios formales.
Vale la advertencia frente a lo que se está viendo ya en varios países de América Latina, en los que los gobiernos han comenzado a usar la internet y a entroncarla con sus aparatos de inteligencia para dirigir campañas de desprestigio de la prensa libre e independiente y para maniquear al público con información distorsionada e interesada.
Aparte de buscar la data de personas desafectas e invadir la privacidad, esos gobiernos también se inclinan por ejercer la censura contra aquellos que usan las redes sociales para quejarse y denunciar o caricaturizar sus desaciertos.
En gran medida, muchos de esos gobiernos han tenido la capacidad para apabullar los medios con bombardeo de propaganda, ruedas de prensa, comparecencias y videos, y de ahí que el nuevo papel que debe jugar el periodismo profesional sea el de buscar, investigar y fiscalizar las acciones de los gobiernos y servir la información auténtica y correcta.
Es decir, la información que ciertamente ayude a los ciudadanos a distinguir la realidad de la ficción oficialista y a custodiar los inviolables derechos de los ciudadanos a saber toda la verdad y a exponer libremente sus ideas, sin las interferencias, los maniqueísmos o las censuras gubernamentales.
El desafío de la prensa libre en esta coyuntura y épocas de cambios es hacer conciencia de su responsabilidad como vigilante permanente del respeto a todas las libertades humanas y, por igual, un rabioso guardián de la democracia.

Denle “quimio”

A la UASD hay que darle unas cuantas sesiones de quimioterapia, radioterapia o electro-shock para ver si es posible extirparle algunos de los viejos tumores que trastornan su existencia y regenerar sus tejidos y órganos vitales.
La elefantiasis que ha hinchado su matrícula, su plantilla profesoral y la empleomanía, ha sobrepasado sus capacidades motoras y por eso siempre anda a tientas, si es que acaso anda.
Sufre de arritmias continuas en la docencia, provocando que se pierda clase a causa de incidentes y protestas, o forzadas por las exiguas condiciones ambientales de sus aulas y facultades para el adecuado clima del aprendizaje.
Su presupuesto, que viene a ser como los glóbulos rojos del organismo, es defi citario. Con más glóbulos blancos que rojos, la anemia es evidente.
Aun estando bajo esta crítica situación, tiene dentro de sí muchas células de poder que en el afán de no sucumbir exigen, exigen y exigen, más y mucho más, lo que ha constituido el viejo círculo vicioso que hace que toda presión y todo reclamo sea antecedido o puesto en marcha a través de un desorden, un paro de brazos caídos, una suspensión de la docencia.
Este síntoma recurrente es el que estamos presenciando ahora, al quedar paralizada la docencia de sus 3,108 profesores en reclamo de un aumento salarial que nadie sabe de cuáles arcas podrían salir si la propia rectoría admite que funciona con un défi cit mensual de 31 millones de pesos.
Por causa de esta paralización, más de 200,000 estudiantes pierden la docencia, el tiempo más precioso y útil en la vida de un estudiante que quiere aprender y avanzar en su formación académica, una garantía que ni la rectoría, ni los profesores, ni los empleados, ni los sindicatos estudiantiles, son capaces de ofrecer.
Sin dudas que la UASD es hoy lo más parecido a un paciente de pronóstico reservado al que solo puede rehabilitarlo y levantarlo del lecho una buena combinación de terapia administrativa, una buena dieta para bajarle el peso muerto de su alta nómina de sueldos y gastos y más analgésicos para calmar los hervores de las células malas que se multiplican en su seno.

USAID financia marcha del domingo

VISIÓN GLOBAL

Por:-Nelson Encarnación


Es sencillamente inexplicable la coincidencia entre personas y grupos con intereses tan disímiles y a veces aparentemente irreconciliables que se da en el actual trance que vive la República Dominicana.

Si a alguien le hubiesen dicho hace tan solo 18 meses que la Fuerza Nacional Progresista iba a coincidir con Participación Ciudadana y la USAID, de seguro habría recibir por respuesta una reprimenda. ¿Pero, USAID? Si, dije USAID. ¿Qué tiene que ver esa Agencia de los Estados Unidos en todo este barullo dominicano en torno a Odebrecht? A simple vista, nada.

Sin embargo, sólo los despistados ignoran que la marcha contra la corrupción programada para este domingo 22 cuenta con el apoyo oculto de la USAID, dispuesto a través de la a veces innominada sociedad civil, la cual generalmente opera como un mascarón de proa

Estoy seguro de que esto será negado rotundamente, pero lo bueno que tienen las acciones del Gobierno de los Estados Unidos y sus agencias es que los papeles se desclasifican en el momento menos esperado, y lo que hoy se desmiente mañana quedado confirmado.

La marcha del domingo, con la cual muchos estamos de acuerdosobre todo quienes en ningún momento nos hemos comido un dulce con el dinero de la corrupciónno se financia con donaciones de 500 ni mil pesos, sino que conlleva una logística financiera cuya factura no es enteramente local.

Vuelvo al caso de la coincidencia de propósitos, pues es insólito que antagonistas permanentes logren ponerse de acuerdo tan fácilmente para encaminar una tarea netamente política, aunque se disfrace con la cubierta de una acción de rescate de la moral y las buenas prácticas de gobierno.

El propósito es político aunque algunos funcionarios del Gobierno no lo quieran creer y traten de separar la paja del trigo sin detenerse en la cuenta de que, para los opositores, en el Partido de la Liberación Dominicana no hay trigo sino sólo paja.

Y ante una embestida que se lleve de encuentro al PLD se irían de paro no sólo el trigo y la paja sino hasta el mismo trigal también. De modo que si no se tiene eso bien claro es posible que le madruguen al PLD sacándolo del poder. A lo mejor algunos quieren eso, aunque luego lo lamenten.

nelsonencar10@gmail.com


El ascenso de Trump

Vencedor de todas las barreras que se interpusieron en su carrera hacia la Casa Blanca, el magnate Donald Trump asume hoy como el 45 presidente de los Estados Unidos, en medio de las más disímiles conjeturas y predicciones sobre las políticas que le permitan, como el hombre más poderoso del planeta, “hacer grande de nuevo” a su país.
Nunca antes un nuevo mandatario había ascendido al poder en los Estados Unidos envuelto en tantas brumas de pesimismo y pocos fulgores de optimismo.
Pero eso tal vez tiene su explicación en el hecho de que sus enemigos políticos, dentro y fuera, consumieron las energías de la campaña en subestimarlo y descalificarlo, ignorando que su mejor carnada electoral fue la de hablar con franqueza de las fallas que acusaba el sistema y que debilitaban la superioridad norteamericana en el escenario mundial.
Sus radicales planteamientos sobre cómo dará una vuelta a la tuerca en el campo de las relaciones comerciales y políticas con las otras grandes potencias mundiales, enarbolados en sus discursos o debates de campaña, se pondrán a prueba desde hoy a la hora de colocar el discurso desde las gradas en el siempre semoviente suelo de las realidades y los intereses estratégicos de su nación.
Como se dice por aquí, una cosa es con guitarra y otra con violín, y por eso es saludable conocer los lineamientos que se trazará como gobernante y no apresurar predicciones sobre el futuro, porque por estar más aferrados a las falsas percepciones sobre su capacidad para conectar con las necesidades de la mayoría que votó para hacerlo presidente, por subestimarlo y a menudo tratar de ridiculizarlo, la pesadilla de la derrota dejó bastante aturdidos a sus adversarios.
Donald Trump llega a la Casa Blanca con posturas que, de materializarse, significarían la ruptura de ciertos cordones umbilicales que han condicionado las políticas sobre las migraciones, el cambio climático, la seguridad global, el comercio mundial, para mirar y concentrarse más “hacia adentro” del imperio para “hacerlo más grande de nuevo”, pero todo eso está por verse.
La mejor manera es seguirle ahora sus pasos, dándole todo el chance para que haga lo que sus convicciones, sus ideas y sus aspiraciones, por las cuales justamente fue electo mayoritariamente dentro del esquema electoral peculiar de su país, le permitan ejecutar las grandes líneas de su mandato.

OPINIÓN

Santo Domingo Oeste un Municipio abandonado  a su suerte 

El municipio de Santo Domingo Oeste, una zona de arrabalizaciones y descontrol de urbanidad. Son miles los problemas de esta comunidad, desde el cúmulo de basura en diversas arterias y barrios , así como la falta del tendido eléctrico de muchas calles y la destrucción de las mismas.

Los munícipes de barrios como El Café de Herrera, Ensanche Altagracia, Barrio Enrriquillo, Km 12, solo por mencionar algunos, viven en la pena de tener que lidiar a diario con los desperdicios, aguas negras, zanjas , cañadas, calles sin contenes y sin asfalto, y por donde se podría transitar peatonalmente, se encuentran obstruidas por negocios que muchas veces son de políticos que trabajan con el mismo alcalde de la demarcación.

la falta de energía eléctrica, de agua, de escuelas y centros de estudios técnicos, la falta de trabajos para jóvenes y viejos de la comunidad, el robo, la delincuencia, las enfermedades fruto de todo lo anteriormente mencionados,  la falta de una debida de vigilancia policial, son cosas que deben preocupar altamente a un gobierno que dirija una nación.

Si el gobierno central tiene culpa en no atender las necesidades de un municipio como éste, también culpa tienen los ciudadanos en su misma conciencia, ya que no están haciendo nada, ni protestan, ni se reúnen, ni exigen,  ni buscan acuerdos y consenso para paliar o resolver problemas como los que actualmente están afrontando. Podemos seguir mencionando problemas como las calles de la Zona Franca, en  su franco deterioro, que ni las hormigas pueden transitarlas. La ocupación de las aceras de la avenida Isabel Aguiar, principal arteria comercial de la zona de Herrera y así sucesivamente.

Diríamos que no es dejadez de las autoridades, pero si no tienen quienes los enfrente y les reclame y exija con todo  el derecho que le asiste, sus necesidades y problemas a resolver, entonces que se queden así. 

El problema no es quedarse tal y como están, porque si así sucede, el municipio va a seguir creciendo pero en desventaja, en atraso , en retroceso como el cangrejo y nunca será posible poner orden y reglas urbanas;  se convertirá en el municipio de la provincia Santo Domingo, más desordenado y arrabalizado.

Si, al parecer no tiene doliente, pues parece que no tiene parientes. Un ejemplo claro, es el Mercado de Pulgas que se encuentra entre las avenidas Luperón e Independencia, éste va creciendo de manera que ya  son varias las vías  que ocupa,  tal como la avenida 30 de mayo o avenida del malecón y expandiéndose  al norte de la avenida Luperón hasta llegar al Banreservas  y dígame usted, a quién le duele ésto,... a nadie.

Como lo habíamos mencionado anteriormente, el municipio sigue creciendo y no va  a parar de hacerlo; pero lo seguro es que seguirá  haciéndolo de manera desproporcionada y arrabalizándose cada día más sin que  aparezca un ayuntamiento o un gobierno que lo detenga y empiece a organizarlo.

La esperanza de los pocos interesados en tener un municipio digno de representar una ciudad y que tenga la atención debida de una comunidad que pueda recuperar su belleza y hermosura, se está perdiendo, porque sólo existen intereses de ganar dinero a costa del río revuelto en que se encuentra esta abandonada comunidad de Santo Domingo Oeste,  ABANDONADA A SU SUERTE

Una práctica criminal intolerable

El dato frío de que solo el 2% de las denuncias de violencia de género llega a los tribunales aporta una explicación –aunque no la única- para que la epidemia de agresiones y asesinatos de mujeres por parte de sus parejas continúe sin parar en todos los estratos sociales y el territorio del país.
Y no es que eso sucedió durante un año, sino que es el registro estadístico de la Procuraduría General de la República durante ocho años (de 2008 a 2015). En ese tiempo se recibieron cerca de medio millón de denuncias de violencia de género y solo 10,000 de los agresores tuvieron que sentarse en el banquillo de los acusados.
Tomando solo el año 2015, las estadísticas asombran, pues de 73,928 denuncias de violencia de género que se presentaron ante el ministerio público, solo 1,609 llegaron a los tribunales.
Es, a todas luces, un sistema que no da respuesta a un problema social muy complejo y por eso los violentos siguen matando y agrediendo a mujeres, dejando a cientos de niños huérfanos cada año porque en la mayoría de los casos los criminales van por largo tiempo a la cárcel o se suicidan.
Una sociedad que no reacciona ante el atropello y la falta de justicia, está destinada a reproducir criminales y delincuentes que van formando una cultura de impunidad ante sus acciones delictivas.
Y eso no puede seguir.
Es conocido que en la inmensa mayoría de los casos quien denuncia la violencia luego desiste de reclamar justicia porque aquí los procesos son largos y difíciles, lo que los torna costosos y eso empuja a la mujer a “dejar eso ahí” pese a que sabe que su vida corre peligro.
Otro factor es que el hombre es el proveedor y la mujer agredida ve cómo se va quedando sin sustento para ella y sus hijos, lo que constituye una presión familiar y social que suele hacerla soportar la violencia de todo tipo hasta que llega la próxima agresión.
Si tanto la mujer como el hombre saben que la sociedad y la justicia no van a permitir que la violencia de género quede sin sanción aunque la víctima desista, puede cambiarse el rumbo a una práctica criminal intolerable.

Desenlace previsible

Todos los organismos de seguridad del Gobierno requirieron a John Percival y a Bryan Paulino que se entregaran a las autoridades para ser investigados y eventualmente someterlos a la justicia por tres asaltos violentos en los que los imputados hicieron un despliegue delictivo considerable.
Cuando se produjo el asalto a un camión transportador de valores frente a Bella Vista Mall, el 14 de septiembre pasado, aparentemente los señores Percival y Paulino quedaron individualizados como los líderes de una banda criminal que se dedica a desvalijar a los bancos.
En esa ocasión la Policía Nacional pidió a ambos que se entregaran y a pesar de que supuestamente lo harían, nunca se concretó la entrega con lo cual no solo se autoinculparon, sino que nunca negaron ni siquiera de forma indirecta su participación en asaltos que dejaron a un vigilante muerto y una decena de personas heridas.
Si ciertamente fueron ellos quienes asestaron el ataque armado y el robo de 3.7 millones de pesos y 25,000 dólares al Banco Popular situado en Plaza Lama, no solo no contemplaron entregarse a la autoridad, sino que la desafiaron y continuaron pisoteando al resto de la sociedad con sus acciones criminales.
Desde el anuncio hecho por el mando militar y policial de que atraparían a ambos hombres, fue notable el despliegue de tropas en los lugares que se suponía que podían estar los buscados. Y en la tarde de ayer llegó la noticia: John Percival fue ubicado en un motel de Bonao, resistió el arresto y murió por múltiples heridas de bala, mientras que hasta anoche dos de sus cómplices eran perseguidos en el Cibao Central.
Aquí se habría preferido que Percival y sus acompañantes se hubiesen entregado a la Policía o que ésta los arrestara, pero pese a nuestro gran respeto por la vida, tenemos que admitir que en esta ocasión la actitud de las tropas de enfrentarlo con las armas, está justificada.
Las acciones criminales tienen que encontrar un límite con la ley en la mano, pero frente a quienes no respetan la ley y desafían a la autoridad con actos de guerra, la respuesta no puede darse desde un confesonario, sino dominando al agresivo por los medios que éste escoja.
Las autoridades estaban presionadas por una sociedad acorralada y aun así dio espacio a Percival para que se entregara, pero él no hizo caso ni siquiera a su padre, lo que explica ese desenlace previsible.  

Repercusiones de un gran escándalo

El escándalo desatado por la admisión de la firma brasileña Odebrecht ante la justicia de Estados Unidos de que pagó sobornos por más de mil millones de dólares para agenciarse contratos de obras en países de tres continentes, coloca a las autoridades ante un desafío sin precedentes en materia de corrupción en las naciones envueltas en este esquema fraudulento.
Este lunes el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, informó al país durante una conferencia de prensa que ha dispuesto la apertura de una investigación formal en República Dominicana, que según sus propias palabras, las indagatorias no tendrán límites ni ataduras de ningún tipo, por lo que sus resultados abarcarán a personas físicas, empresas y funcionarios públicos que pudieran tener relación directa o indirecta con prácticas reñidas con la ley y los sobornos admitidos por la propia empresa.
 A juzgar por las declaraciones del máximo representante del Ministerio Público, esta investigación va en serio y para cumplir con el rigor está solicitando a todas las instituciones del Estado que hayan realizado contratos con Odebrecht desde el año 2001 a la fecha, que en el plazo de 48 horas remitan a la Procuraduría toda documentación -sin excepción- relativa a esos convenios y la identificación de todas las personas vinculadas con las negociaciones o las licitaciones de obras.
Odebrecht admitió que desembolsó 92 millones de dólares, entre 2001 y 2014, en la República Dominicana a “funcionarios e intermediarios del Gobierno” y, como resultado, obtuvo beneficios de 163 millones de dólares.
Rodríguez declaró ayer que desde que se conocieron los documentos divulgados por la Fiscalía del Distrito Oeste de Nueva York y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, tramitó solicitudes de documentación con detalles que permitan apoyar las investigaciones en República Dominicana.
El compromiso asumido públicamente por Rodríguez es el de que todo funcionario que se compruebe que haya recibido soborno o algún beneficio particular directo o indirecto, será sometido a la acción de la justicia sin importar de quién se trate, ni en cuál período de gobierno haya servido.
Si el Procurador hace concordar sus palabras con los hechos, no cabe duda de que en el país estamos asistiendo a una nueva época en la que la lucha contra la corrupción dejará de ser una palabra hueca para convertirse en una posibilidad real de adecentar el ejercicio del servicio público. ¡Esperemos con paciencia!
 El escándalo desatado por la admisión de la firma brasileña Odebrecht ante la justicia de Estados Unidos de que pagó sobornos por más de mil millones de dólares para agenciarse contratos de obras en países de tres continentes, coloca a las autoridades ante un desafío sin precedentes en materia de corrupción en las naciones envueltas en este esquema fraudulento.
Este lunes el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, informó al país durante una conferencia de prensa que ha dispuesto la apertura de una investigación formal en República Dominicana, que según sus propias palabras, las indagatorias no tendrán límites ni ataduras de ningún tipo, por lo que sus resultados abarcarán a personas físicas, empresas y funcionarios públicos que pudieran tener relación directa o indirecta con prácticas reñidas con la ley y los sobornos admitidos por la propia empresa.
A juzgar por las declaraciones del máximo representante del Ministerio Público, esta investigación va en serio y para cumplir con el rigor está solicitando a todas las instituciones del Estado que hayan realizado contratos con Odebrecht desde el año 2001 a la fecha, que en el plazo de 48 horas remitan a la Procuraduría toda documentación -sin excepción- relativa a esos convenios y la identificación de todas las personas vinculadas con las negociaciones o las licitaciones de obras.
Odebrecht admitió que desembolsó 92 millones de dólares, entre 2001 y 2014, en la República Dominicana a “funcionarios e intermediarios del Gobierno” y, como resultado, obtuvo beneficios de 163 millones de dólares.
Rodríguez declaró ayer que desde que se conocieron los documentos divulgados por la Fiscalía del Distrito Oeste de Nueva York y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, tramitó solicitudes de documentación con detalles que permitan apoyar las investigaciones en República Dominicana.
El compromiso asumido públicamente por Rodríguez es el de que todo funcionario que se compruebe que haya recibido soborno o algún beneficio particular directo o indirecto, será sometido a la acción de la justicia sin importar de quién se trate, ni en cuál período de gobierno haya servido.
Si el Procurador hace concordar sus palabras con los hechos, no cabe duda de que en el país estamos asistiendo a una nueva época en la que la lucha contra la corrupción dejará de ser una palabra hueca para convertirse en una posibilidad real de adecentar el ejercicio del servicio público.
¡Esperemos con paciencia!

Calles para la zona industrial

La Zona Industrial de Herrera, que congrega en un espacio relativamente pequeño a 150 empresas manufactureras, no tiene calles desde hace más de veinte años.  
A pesar de que cada día entran en diferentes tipos de vehículos, y a pie, miles de trabajadores y empleados a laborar; cientos de camiones a llevar materias primas y a retirar mercancías, sus calles son zanjones y lagunas nada amigables, con un espacio para la producción, comercialización y generación de empleos.
El aporte de este parque industrial a la economía del país y de la Capital, es cuantioso, porque además de los impuestos que pagan empleadores y operarios, el solo hecho de generar empleos formales y determinada capacidad de compra, influye en la dinamización de otros segmentos de mercado, como el comercio y el transporte, entre otros.
Si las empresas, sus ejecutivos, trabajadores y clientes, en plena ciudad de Santo Domingo, no merecen calles asfaltadas y dotadas de drenajes fluidos para que no se encharquenÖ ¿Quiénes son que las merecen?  
Hay que ver los tristes episodios de jóvenes que tratan de entrar a ocupar sus puestos de trabajo -o al salir de la jornada- en estas empresas, pero tras cualquier chubasco se encuentran con que las entradas de las fábricas están bloqueadas por charcos infranqueables.
El Gobierno y el cabildo de Santo Domingo Oeste están convocados a prestar atención para que en materia de vialidad, la Zona Industrial de Herrera se torne un espacio transitable, donde comerciantes y trabajadores puedan producir riquezas y contar con un mínimo de decencia para mantener el entusiasmo.
Lo que ha pasado con la Zona Industrial de Herrera, además de un descuido oficial, ha sido una falta de tacto que bien pueden subsanar en lo inmediato las autoridades municipales y el Gobierno central.
Los mismos empresarios, en su desesperación por ver resuelto este grave problema, han expresado su disposición de colaborar, incluso con materiales, para que las autoridades realicen “un operativo” de construcción de drenajes y asfaltado de sus calles.
Es de justicia acudir a resolver esa vieja deuda con un sector productivo que contribuye al fisco y merece mejores servicios.