Translate

OPINIONES

Desaprensivos y homicidas en el tránsito

Por Nelson Encarnación

La entrada en vigencia de la nueva Ley de Tránsito y la consiguiente puesta en 
funcionamiento de una institución que concentra la regulación de la movilidad 
cotidiana, despertó cierta esperanza en el sentido de que el caos y la desaprensión 
en la conducción de vehículos iba, al menos, a disminuir en la República Dominicana.

Pero uno sigue observando el mismo desorden y el mismo irrespeto a las normas, a pesar 
de que el nuevo organismo y su directora, Claudia Franchesca de los Santos, 
han entrado a escena con mucho brío, evidentemente con el interés de que se 
aplique la ley en una selva donde conducir representa un desafío a la muerte en 
cada palmo.

Todo el andamiaje legal con que ha sido dotado el Intrant supone un paso de 
avance en la lucha—de eso se trata, una lucha constante—porque conductores y 
peatones observen las reglas, y quienes las violen asuman las consecuencias.

Es evidente que hasta ahora lo que ha avanzado es el afán de recaudación, 
donde la Autoridad Metropolitana del Transporte lleva la parte punitiva en la 
aplicación de multas, no así en lo que resulta más urgente, es decir, la 
organización del tránsito.

En ese sentido, es penoso lo que hacen los agentes sustituyendo semáforos 
en operación para "dar tránsito" de manera manual, provocando embotellamientos 
antológicos, cuyas causas los conductores ignoran. 

Muchas veces el origen de esos tapones es que un general o un coronel piden a 
los agentes de AMET que abran en su ruta para ellos avanzar, mientras los 
pendejos pierden tiempo y gastan combustible en la espera.

Sin embargo, en realidad lo señalado antes no es lo más grave en este 
sensitivo sector. Para mí lo peor acaba de ocurrir con el caso del camarógrafo 
Engels del Orbe, quien falleció al ser embestido por un desaprensivo que se 
llevó una luz en rojo. 

Este homicida del volante, además de violar el semáforo, dejó abandonada a 
la víctima y cuando se logra detener y presentar ante la Justicia, una jueza 
irresponsable le da al caso tratamiento de simple accidente, sin tomar en 
cuenta los agravantes envueltos en su conducta.

Estamos claros en que si no se actúa de manera coordinada entre las distintas 
instancias, el haber aprobado una nueva legislación de tránsito y creado una 
nueva entidad, no habrá servido de nada.

La coordinación para la aplicación de las políticas públicas en materia de 
tránsito deben de contar, principalmente, con la determinación clara de que  
efectivamente haya un régimen de consecuencias, sin lo cual no importa que 
se aprueben leyes y normativas, o que éstas sean aplicadas por un organismo 
vetusto o un flamante Intrant.


La gran ausente en salud

Durante el año 2017 el país tuvo un buen desempeño en materia de control de epidemias, lo que demuestra que la vigilancia del Ministerio de Salud responde en forma oportuna a las amenazas.
El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica registró 29 alarmas por la presencia de enfermedades febriles de vías respiratorias, diarreicas, febriles eruptivas, hepatitis viral, varicela y conjuntivitis, detectadas en 27 centros sanitarios del territorio nacional.
Fue notable la baja incidencia de enfermedades de propagación rápida como dengue, zika, chikungunya, cólera y malaria.
La enfermedad que mayores efectos letales provocó fue la leptospirosis, que durante el año mató a 79 personas de 792 casos detectados y tratados. Ese es el registro ofi cial, sin que se conozca, como es natural, el número de afectados y muertos (sub-registro) que no acudió a procurar asistencia médica a clínicas o a hospitales.
El 10% de los casos de leptospirosis tratados, murió.
Se trata de una enfermedad altamente peligrosa, pero el país carece de sufi cientes laboratorios para ayudar a diagnosticarla con tiempo para una atención efi caz y oportuna.
En el caso del dengue, que cuando se torna hemorrágico es muy peligroso para la supervivencia del paciente, hubo una baja incidencia y un desempeño excelente, pues de 1,359 casos probables, solo hubo un fallecimiento confi rmado.
El año 2017 fue de lluvias intensas y prolongadas en gran parte del territorio nacional, provocando destrucción de viviendas, hacinamiento y un terreno fértil para la reproducción multimillonaria de roedores (que propagan la leptospira) y de mosquitos que transmiten el virus del dengue.
Si el país no fue más afectado por estas dos terribles enfermedades, se debe a los esfuerzos de los ministerios de Salud y de Obras Públicas que realizaron campañas masivas de fumigación y orientación a la población para defenderse de estos fl agelos.
Ese resultado demuestra que la educación sanitaria es la clave para evitar enfermarse y propagar una afección, que siempre es más barata que curar.
El gran problema del país en materia de salud preventiva es que el sistema de seguridad social contempla que las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) realicen salud preventiva, y los asalariados y patronos pagan para que se les dé ese servicio, pero hasta hoy, ninguna lo hace, ni devuelve ese dinero.
¿Cuándo las ARS lo harán? Cuando el Gobierno las obligue y ya es hora de obligarlas.

Trujillo y su nieto al desnudo




 
Un nieto del tirano Trujillo anda muy afanado políticamente tratando de montarse sobre la frustración que determinadas conductas de los demócratas han generado en muchos dominicanos, particularmente en aquellos que sólo conocen una parte de la verdad sobre la historia del abuelo.
Lo primero es que el señor Ramfis Domínguez Trujillo procura aprovecharse de un ambiente que su querido abuelo no permitió a miles de jóvenes que quisieron desarrollarse en la actividad política y terminaron sentenciados a la cárcel, el exilio o la muerte.
Es decir, que de entrada el nieto ya lleva una gran ventaja frente a aquellos mártires cuyas iniciativas políticas fueron tempranamente ahogadas a sangre y fuego.
Lo que pretende el alegado precandidato sólo es posible donde predomina una democracia, aun con sus deficiencias, pero que permite ejercitar el ritual del voto competido, la disidencia respetada; donde funcionan, en fin, los poderes públicos más allá del formalismo que exhibía el tirano, generalmente para cubrir sus fechorías. 
Nadie niega que aún persistan muchos de los problemas que el nieto procura exacerbar para erigir su proyecto político, los cuales, como la corrupción y la delincuencia, la democracia no ha podido ni querido resolver. Pero existe una marcada diferencia entre la realidad de esos males que se pueden dilucidar, y los mismos de antes que nadie osaba exponer sin graves consecuencias.
El primero no tenía la connotación actual por algo bien sencillo: el Generalísimo ejercía un control absoluto sobre la magra renta de la República. Además—como en todo el quehacer nacional—sólo él podía ser corrupto, o sea, que eliminaba a cualquiera que incurriera hasta por un asunto de competencia.
En cuanto a la delincuencia, sabemos que entre las manifestaciones más elocuentes de las tiranías está la supuesta eficacia en el control de ésta. La realidad es que el miedo lo abarca todo. Luego, esas dos palancas—vistas desde una perspectiva real y no simplista como las proyecta el nieto con marcado desconocimiento sociopolítico—son falaces.
En tal circunstancia, lo mejor sería dejar que se explayara en su afán político, pues tiene tan poco que ofrecer y su desconexión con nuestra realidad es tal, que apenas puede basarse en el desahogo emocional que suelen lanzar algunos: “Aquí hace falta Trujillo”.
Lo cual no pasa de eso, ya que si bien persisten en nuestro país—en todos los ámbitos, podríamos decir—las prácticas del trujillismo y los trujillitos, esos mismos que dicen “¡Viva Trujillo”!, reclaman respeto a sus derechos cuando la autoridad se los viola.
Una mala noticia para algunos de los que siguen a Trujillo: no tiene recursos para sustentar una campaña, y los agradecidos de su abuelo ya murieron.

FELIZ AÑOS NUEVO

 

Por Alan Vargas

Es un nuevo año, y se espera a que las cosas cambien para mejor. Esa es una expresión de todo aquel que no quiere hacer nada, del que no tiene proyectos y desea que en verdad las cosas cambien para mejor y que le toque algo. No se puede desear menos, pero el deseo no es solamente algo que pueda ocurrir, hay que hacer algo para ayudar a que ocurra. 

Citar a Mariano Abreu, cuando entrenaba a unos 12 profesionales en materia de imagen pública, que decía que "hay muchas personas, esperando a que la cosa cambie, otras muchas mirando el cambio de las cosas y otras aportando y haciendo que las cosas cambien todo a su derredor", 

Y preguntaba, ¿cual cree usted que está haciendo lo correcto?. nadie respondió, ya que muchos entraron en dudas, pero al final, él dijo"todos hacen lo que tienen que hacer, pero hacer que las cosas cambien a nuestro derredor, es lo mas prudente, por que seremos parte de todo lo demás".

El critico, se l pasa esperando a que los demás accionen para él hacer su trabajo, el trabajador, espera a que le asignen trabajo para empezar a trabajar; pero el emprendedor no espera nada de nadie, lo hace con el deseo de poder hacer algo para los demás y para si mismo. es una acción que se debe asumir cada mañana, cada dia, cada semana, cada mes y cada año. 

El gobierno, las instituciones privadas, las públicas, los hombres y mujeres de buena voluntad, darán siempre un paso hacia adelante, sin la necesidad de esperar a que nadie les indique qué hacer antes de. Se tomarán una prerrogativa para hacer siempre cosas que aventajaran a los demás, Para posicionarse por encima de mucha gente, de empresas, de amigos y familiares y obtendrán más y mejores ganancias. 

Hoy no se trata de empezar un proyecto, es necesario inventarlo, para darle un empuje de acción más contundente que ayude a mejorar las cosas, para que aquellos que están esperando o simplemente aquellos que esperan que venga algo nuevo y puedan satisfacer sus deseos. esto es un conjunto de muchas ideas, pensamientos, acciones y resultados. FELIZ AÑOS NUEVO.

Compromisos para 2018

El año recién comienza y aquí seguimos nosotros –el LISTÍN DIARIO- trabajando con entusiasmo para que la sociedad dominicana siga mejorando su educación, para que la juventud tenga la opción de cursar carreras técnicas que le permita vincularse al trabajo, mientras sigue estudiando para obtener un título profesional, un postgrado y un doctorado.
Acompañaremos a las autoridades honestas en la lucha contra el narcotráfi co, las mafi as y los lavadores de dinero de origen ilícito, pero seremos implacables con la denuncia de sus complicidades.
En 2018 mantendremos la lupa puesta sobre la actuación de la justicia, que pasó el 2017 de escándalo en escándalo, para que se sacuda, se despoje de sus lacras y asuma su responsabilidad como uno de los tres poderes del Estado para garantizar la convivencia civilizada y el respeto al derecho de todos.
Nuestro trabajo seguirá muy atento a la situación de la salud de los dominicanos, enfrentando a los vividores que engañan a la población con todo tipo de “carabelita”, desde medicamentos, analíticas, procesos, procedimientos, hasta cirugías.
Observaremos con fi na atención el trabajo de los servicios del sector salud, la atención al drama de las adolescentes embarazadas, su cuidado, la continuidad de su educación y el futuro de los bebés criados por madres sin experiencia.
Nunca seremos indiferentes a la situación de los productores agropecuarios, que cada vez más ven disminuidos los servicios de extensión y capacitación del Ministerio de Agricultura, para mejorar la producción y mercadear sus productos.
Aquí estamos y estaremos para estimular el turismo, especialmente aquel que consume elementos de la cultura dominicana –libros, canciones, artesanías, playas, folclore, salud, tecnología- que constituyen el verdadero aporte al desarrollo nacional y al deleite del visitante.
En 2018 nos concentraremos en exponer la realidad de la seguridad ciudadana, esa epidemia moderna que nos roba el derecho a estar en las calles, a disfrutar del ambiente al aire libre, a llegar a la casa sin el sobresalto de quien nos pudiera asaltar, violar o robar.
Hombres y mujeres de batalla informativa fundidos en un compromiso fi rme con la sociedad dominicana, en el LISTÍN DIARIO afrontamos el año 2018 con todo el vigor de un equipo que vive su trabajo social y acompaña a toda la sociedad con plena disposición de entrega para luchar por un mejor porvenir.