Translate

OPINIONES


¿Se dividirá el PLD por las primarias?

 Por Nelson Encarnación

En algunas ocasiones he sostenido que la oposición comete un gravísimo error de cálculo al cifrar sus expectativas electorales en la división del Partido de la Liberación Dominicana, una eventualidad que a la fecha no se materializa.

Sobre unas estrategias equivocadas, la oposición siempre aguarda lo que no se produce, pues la dirigencia peledeísta sabe manejar los conflictos y no se deja llevar por las emociones, consciente de que en la política se actúa con cabeza fría.

Así las cosas, lo único seguro en los momentos cruciales es que, al final, en el PLD prevalece el espíritu de cuerpo, logrando sortear cualquier circunstancia adversa que amenace el predominio de la formación política más exitosa en términos electorales que ha tenido la República Dominicana en décadas.

Ahora mismo muchos se aventuran a vaticinar que el partido oficialista se dividirá producto de las confrontaciones que ha avivado el debate sobre la modalidad de primarias abiertas contemplada en la ley de partidos aprobada por el Senado de la República.

Y se puede adelantar que si en el PLD se agudizan las contradicciones será producto de algún trance mayor, no por una simple modalidad de elección interna que a la postre lo que vendría sería a poner orden en las organizaciones al dejar bajo la responsabilidad de la Junta Central Electoral la realización de procesos internos en cuyo montaje los partidos han probado no tener mucho control.

Sobre esto es bueno recordar las experiencias de convenciones partidarias ensangrentadas como consecuencia de las pasiones desbordadas y sin árbitros que pusieran freno a los desmanes.

Estas deberían ser un punto a tomar en cuenta en beneficio de que esos eventos sean puestos en manos de órganos neutrales como sería el caso de la Junta Central Electoral, lo que tampoco es una garantía de que no se produzcan incidentes, pero más controlados por la autoridad en la materia.

El miedo a que desde fuera de las organizaciones políticas se pudiera influir en la elección de un candidato determinadológicamente, procurando ungir al más vulnerablecarece de lógica, pues cada partido estaría enfocado en movilizar la mayor cantidad de votantes, con la perspectiva de que si una persona decide sacrificar su tiempo para sufragar en un evento meramente partidario, con mayor razón acudiría a votar por el abanderado de esa formación en los comicios generales.

Es decir, que quien no se sienta atraído por un partido no perderá su tiempo haciendo fila para votar en unas primarias de un partido que no le atrae. Desde ese punto del razonamiento, el temor a la influencia de extraño carece de sentido, siempre que las primarias sea simultáneas y organizadas por la JCE.



OPINIÓN
Celos, Educación, Gobierno y Feminicidios
Por:  Mateo Vargas Ruíz 
Email: alanvargas01@gmail.com

Celos, es un sentimiento que experimenta una persona cuando sospecha que la persona amada siente amor o cariño por otra, o cuando siente que otra persona prefiere a una tercera en lugar de a ella. Esta definición la podemos encontrar en cualquier diccionario de web o físicos de los tantos cientos o miles que existen en español.

Lo cierto es, que pragmáticamente, nunca encontramos definiciones como la que nos hemos atrevido hacer en este articulo. En República Dominicana, Celos, es el accionar violento de un hombre o mujer en contra de su pareja, esposa, novia o ex pareja cuando sospecha, cree, supone o comprueba que le están pegando los cuernos.

Lo incierto es, que los celos suceden nada más en personas de bajos extractos sociales, ni sólo en clase media, o altas. Es algo que le sucede a casi todo el mundo. El que alguien diga que no siente celos o que no sea celoso, no le quita la posibilidad que un día cometa el error de maltratar, golpear, o matar a su pareja, novia o ex pareja. De lo que estamos seguro es, que el ser humano es impredecible, nunca se sabe; pero sí sabemos que mientras mejor educada sea una persona, los riesgos son más lejos de que actos come este suelan suceder.

Más bien, quienes cometen estas acciones como el de matar por causas de los celos, al momento de hacerlo, se les nubla la mente y la razón. No quita que sepan lo que están haciendo, sino, que cuando han iniciado la acción ya no hay vuelta a tras. Si cometieron el hecho de golpear, apuñalar, o hasta simplemente abofetear a su pareja, sabe bien lo que le espera según la ley del nuevo Código Procesal Penal.

Las personas educadas, tanto como los que más conocen, saben al dedillo de lo que sucede a diario en nuestro país en los tribunales con aquellas personas que han cometido el error de ir más allá del maltrato verbal contra su pareja.

Una persona educada, está al día del diario vivir, lo que también le sirve de experiencia y al mismo tiempo de aprendizaje para verse en el espejo de los errores que han cometido otros y de los que se comen a diario.

La educación, no sólo llega a los individuos a través de las escuelas y universidades, sino, también, por los distintos medios de comunicación que hoy en día hay en el país.

Estas herramientas de comunicar, están creciendo cada día más, llenos de informaciones y actividades que inspiran a las personas a hacer cosas que hace unos años eran intolerables, y que se  tenían control desde una Comisión de Espectáculos Públicos y Radiofonía  controlando cada accionar de los que se atrevían a comunicar por los medios electrónicos nacionales.

Hoy en día, cualquiera es o se convierte en un asiduo comunicador-a a través del medio que ahora es la alternativa para muchos, por no decir la mayoría de los dominicanos.

Entonces, ¿qué está haciendo el Gobierno para aplicar el Reglamento 824 de la Ley de Telecomunicaciones?

Aunque muchos comunicadores nacionales, la han calificado de obsoleta, no dejaría de ser funcional si se aplicara.

La libertad de expresión tiene una doble función, que es la de recibir y publicar información, teniéndose el derecho de publicar y expresar el propio pensamiento y dando garantías a la libertad de prensa así como transparencia en el ejercicio del orden democrático, como aspiran todos los pueblos del mundo para un buen convivir. Esto, no deja ni quita que se pueda asumir responsabilidad que un gobierno mantenga el control de todos los medios audiovisuales, incluyendo las Redes Sociales, a través de Internet en el país.

Y si todos, o la mayoría de los ciudadanos que tienen el poder, la suerte y hasta la capacidad de dar uso a estas herramientas tan importantes, no limita el mal uso que también se les da, publicando las infidelidades, dando a conocer amoríos, noviazgos, relaciones, incluso pornografías, como suele suceder en ocasiones, con desnudos, encuentros sexuales etc,etc,etc..

No puedes ser más que una provocación, para los ignorantes que no saben la materia del buen convivir, porque como dice el refrán, "el corazón de la auyama, sólo lo conoce el cuchillo", sólo el momento es el que habla.

Vamos a aunar esfuerzos, para que la educación llegue a los sectores más empobrecidos, de clase media y de clase alta si es necesario. Llevando Talleres Educativos que enseñen a convivir en familia, para evitar los feminicidios y muertes innecesarias que diezman el honor, la paz y la tranquilidad de muchas familias que son víctimas de estos actos, que ya son bochornosos, penosos y de carácter brutal, que desdice de la preparación educativa de un país que se hace llamar República Dominica, un país de playas turísticas, democrático, y educado.

Vayan pues, Gobierno, Ministerios y Pueblo en General, en pro de ayuda de aquellos hombres y mujeres que matan e infieles que causan celos, respectivamente, para controlar de una vez y por todas las muerte que cada año se reportan de alarmantes en comparación con otros países del mundo.

Eduquen hoy, que mañana la patria les agradecerá por siempre, para evitar muertes innecesarias y FEMINICIDIOS.
El Autor es Director de El Derecho de Prensa (Diario Digital de Santo Domingo, R.D.)